note10plus0

Samsung Galaxy Note 10+. Sobriedad y fiabilidad a la enésima potencia

¿Compartes?

Durante estas dos últimas semanas hemos tenido un Samsung Galaxy Note 10+, el primer Note que ha pasado por  nuestro laboratorio desde empezamos el blog. De hecho tampoco habíamos hecho mucho caso a esta gama por su tamaño y es que siempre hemos sido de terminales más fáciles de manejar con una mano.

Ha sido el smartphone diario de uno de los miembros del equipo, en este caso yo mismo y la verdad es que nos hemos quedado con una sensación… dulce. El Note 10+ es fiable en casi todas y cada una de sus funciones. Todo funciona como debe y eso que tiene muchas opciones en su configuración. El lápiz puede ser prescindible para alguien que no esté acostumbrado a usarlo pero una vez le ves sus posibilidades es un extra útil que facilita ciertas tareas.

Empecemos, no obstante por sus especificaciones:

1) DISEÑO / ASPECTO EXTERIOR

Tener un Note es sinónimo de tener un móvil grande y pesado y el Samsung Galaxy Note 10+ cumple, pero en parte. ¿Por qué? Pues porque ahora resulta que son todos los demás los que han crecido descontroladamente y si queremos un smartphone de proporciones contenidas, por ejemplo, el Note 10 es una muy buena opción.

El Galaxy Note 10+ es bastante más grande pero su diseño con los bordes curvados lo hacen mucho más ligero y manejable de lo que cabría esperar por sus medidas. Realmente Samsung ha fabricado una obra de arte en cuanto a formato porque muchos otros teléfonos más pequeños y menos pesados nos han causado peores impresiones en la mano.

Unos bordes prácticamente inexistentes, un agujerito muy discreto en la pantalla (una de las soluciones que más nos han gustado hasta ahora fuera de los todo pantalla), panel que se alarga por los lados pero que no llega a confundir ni aparecen los incómodos toques fantasmas. Botones bien diferenciados y sólidos si bien, como curiosidad, no tenemos el de apagado por lo que tenemos que reiniciar el smartphone desde un icono situado en la barra de notificaciones.

En cuanto a la parte trasera, es lisa y preciosa aunque debemos destacar sus primeros puntos de mejora. Es resbaladiza así que cuidado agarrando el Note 10+ y sobre todo, es muy atractiva para las huellas. Ha sido prácticamente imposible tener la parte trasera limpia por lo que se hace imprescindible una funda para quienes odiéis las huellas o estéis todo el rato con el trapito.

Fuera de ese pequeño inconveniente, tenemos las cámaras que sobresalen ligeramente lo que acrecienta la recomendación de llevar una funda puesta y más teniendo en cuenta lo delgado y ergonómico que se muestra el Samsung Galaxy Note 10+.

Destacar por último que en la caja contamos con auriculares, adaptador Tipo-C a USB, cargador de carga rápida (aunque no la máxima que soporta el teléfono) pero no esperéis una funda como en la mayoría de las demás marcas. La funda hay que pagarla.

Y en cuanto al S Pen, una de sus señas de identidad, encaja perfectamente en la base y ni se suelta ni se cae. Vamos, calidad por todos lados.

Para acabar con este punto, una sensación personal. No se hace nada pesado pese a los casi 200 gramos que luce y lo consistente de sus materiales.

2) PANTALLA

Pasamos a una de las joyas del terminal. Magnífico panel que ocupa casi toda la superficie y con un destello como pocos de los que hemos visto (o diríamos ninguno). El brillo automático nos ha funcionado realmente bien los colores se han mostrado muy cercanos a la realidad a pesar de poder ajustarlos desde las opciones de configuración.

Lógicamente ha sido en exteriores donde hemos disfrutado de ese tremendo brillo del panel Amoled del Samsung Galaxy Note 10+. En entornos cerrados y reiterando su magnífica calidad, tenemos los modos nocturno, el de lectura, el doble toque

Tampoco estaremos exentos de tecnologías como el modo nocturno o el de lectura para relajar la vista así como el doble toque para despertar el dispositivo.

En resumen, una pantalla WQHD que podemos convertir en fullHD+ y hasta en HD más que buena. Las opciones por defecto son ya suficientes para asegurarnos un buen desempeño porque el brillo de Note 10+ es muy alto y la calidad del panel a la altura del precio.

3) RENDIMIENTO

Con 12 GB de RAM y un procesador de última generación el rendimiento del Samsung Galaxy Note 10+ no puede decepcionarnos de ninguna manera aunque por muy escasa diferencia, el movimiento entre escritorios o la apertura de aplicaciones es menos rápida que en teléfonos con un precio bastante inferior. Hablamos de los Xiaomi, de los Oppo/Realme o por supuesto de los OnePlus.

Y es que Samsung ha mejorado su capa. Tiene los ajustes muy ordenados (aunque cuesta un poco adaptarse si vienes de un Android puro) y sus escritorios son sobrios y prácticos pero le falta un puntito de velocidad en sus animaciones… o quizá, es la competencia la que se ha centrado en ese aspecto mejor que la marca coreana.

Salvo ese casi inapreciable tema, porque hablamos de décimas, el desempeño del phablet es extraordinario. Nada falla, todo se abre a la primera, no hay lags,… en fin, sobriedad a la enésima potencia. Es una navaja suiza y además, no se calienta nada.

El lápiz sale pronto y la interfaz se adapta aunque hemos notado algún ligero problema con el táctil especialmente en los laterales curvos si bien muy puntuales pero haberlos, los ha habido.

Otro punto a mejorar es el desbloqueo dactilar. Mejorado respecto a versiones anteriores pero más lento y fallón que en casi todos los smartphones de la competencia. Suponemos que Samsung le dedica horas pero aún sigue lejos de tener un desbloqueo por huella dactilar acorde a la competencia.

Contamos con el doble toque para despertar y gestos rápidos para llegar en cualquier momento donde queramos. Realmente, salvo esa impresión moviéndonos por su interfaz, lo tiene todo y lo hace rápido.

Cierto es que lleva demasiado software propio que quizá sobraría. La mayoría puede eliminarse o inhabilitarse pero no afecta al rendimiento del terminal en ningún momento.

En resumen, todo va tan bien que no nos ha parecido tener un modelo nuevo en las manos aunque quizá se eche en falta alguna innovación como nos tenía acostumbrados Samsung en modelos anteriores… si es que el diseño no lo consideramos como tal porque seguimos sorprendidos por lo muy ergonómico que es un aparato tan grande.

4) CÁMARAS

Este apartado puede resultar polémico porque tenemos en nuestras manos uno de los conjuntos fotográficos más potentes y reconocidos del mercado pero no nos ha entusiasmado.

Evidentemente las fotos en exteriores son muy buenas. Los colores son reales y se aprecian los detalles. Podemos ampliar las fotos aunque no desborden píxeles por doquier como otras marcas y tendremos una buena cámara. Los zoom funcionan también correctamente, ultra gran angular incluido pero en este caso con una pérdida importante de calidad y forma en sus extremos. No es lo mejor del Samsung Galaxy Note 10+.

De noche tenemos un modo nocturno que nos sacará las castañas del fuego de manera solvente pero que necesita algún ajuste en interiores. Estamos en una época donde todas las marcas están invirtiendo dinero y horas en las fotos de noche y un teléfono del precio del Galaxy Note 10+ debería marcar más diferencias.

Por supuesto que las fotos son buenas pero queda lejos de modelos como los Huawei e incluso diríamos que pierde frente al paisaje nocturno de los Oppo y Realme a los que prácticamente triplica en precio.

La cámara delantera también responde bien y el modo retrato nos ha gustado por cómo recorta los bordes si bien se nota una sobre exposición si las condiciones no son las más adecuadas.

Para acabar, tenemos una buena estabilización de vídeo y el poder grabar con el difuminado de fondo están muy bien aunque echamos de falta que pueda captar más luz para este último. En interiores y de noche, no valdrá para nada.

Quizá debemos esperar a nuevas actualizaciones porque en términos generales esperábamos más de las cámaras y casi que podríamos decir que a día de hoy es el punto más flojo del teléfono. Sorprendentemente, uno de nuestros compañeros incluso echó en falta la calidad, sobre todo grabando vídeo, del Galaxy Note 9.

En definitiva, Samsung se ha sumado a la versatilidad de cámaras en su modelo más potente pero este año no marca diferencias. Tendremos buenas instantáneas en casi cualquier situación pero si pensabais desembolsar lo que cuesta el Note 10+ específicamente por su apartado fotográfico tenéis mejores y más baratas opciones… al menos de momento.

5) BATERÍA

Si las cámaras nos han dejado un regusto amargo, los 4.300 mAh. del Samsung Galaxy Note 10+ nos aseguran rendimiento sin fisuras y sin preocuparnos de cómo llegaremos a casa.

Muy buena batería (una lástima que no hayan hecho lo mismo con el Note 10 a secas) que salvo en un ciclo y por motivos que desconocemos, se nos ha mostrado consistente y duradera. Quienes busquéis un teléfono con el que no sufrir en este aspecto, miraos el Samsung Galaxy Note 10+.

Y eso que hemos llevado la pantalla a la máxima resolución, sin cortarnos con las conexiones ni inhabilitar las muchas aplicaciones que se prestan a ello pero, insistimos, en este apartado nos hemos quedado encantados.

Y por la carga también. Tenemos de nuevo varias opciones como la carga rápida, la inductiva o inversa. No contaremos, no obstante, con el cargador que aprovecha la máxima velocidad de carga porque Samsung ha decidido no incluirlo en el paquete de venta pero aún así la velocidad de carga es alta y la inversa funciona también rápida y correctamente con sólo pegar los dispositivos por su parte trasera.

6) SONIDO

Calidad y sonido estéreo para aburrir. El audio del Galaxy Note 10+ es otra de sus virtudes que nos ha gustado mucho. No hay mucho más que decir en este aspecto.

Hemos probado tanto su altavoz como los auriculares con los mismos resultados. Bien por Samsung.

7) DESBLOQUEO

Y vamos con otro punto controvertido y es que, como os anticipábamos más arriba, Samsung sigue lejos de los mejores sensores de huellas del mercado con este Galaxy Note 10+. Es más seguro que otros posiblemente pero más lento y torpe. Sigue siendo un aspecto a mejorar.

En cuanto al facial, más de lo mismo. Se muestra torpe en muchas ocasiones aunque funciona incluso de noche y con una luz tenue. Es más lento que en otros modelos.

En resumen, ambos mejoran a Samsung de años anteriores pero la marca debe trabajar más para igualar, al menos, a la competencia en experiencia de usuario desbloqueando los terminales.

PUNTOS POSITIVOS

PUNTOS A MEJORAR

CONCLUSIÓN

Como decimos mucho últimamente, cada vez es más difícil justificar un smartphone de 1000 euros aunque puestos a pagar, el diseño espectacular del Samsung Galaxy Note 10+, una batería que no se acaba, una pantalla insuperable en cualquier momento y un sistema que funciona perfectamente y sin errores son de lo mejor que podemos encontrar ahora mismo en el mercado.

No nos han entusiasmado las cámaras dentro de un nivel alto ni hemos visto la innovación a la que nos había acostumbrado Samsung en cada generación pero aunque sólo sea por ver cómo se pueden meter 200 gramos y una pantalla de 6’8 pulgadas en un modelo tan ergonómico ya tenemos quedarle mucho mérito.

¿Algún fan de los Galaxy Note? ¿Qué creéis que le falta o le sobra a este gran phablet que hemos analizado hoy?


¿Compartes?

2 Respuestas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.