note10plus0

Samsung Galaxy Note 10+. Sobriedad y fiabilidad a la enésima potencia

Durante estas dos últimas semanas hemos tenido un Samsung Galaxy Note 10+, el primer Note que ha pasado por  nuestro laboratorio desde empezamos el blog. De hecho tampoco habíamos hecho mucho caso a esta gama por su tamaño y es que siempre hemos sido de terminales más fáciles de manejar con una mano.

Ha sido el smartphone diario de uno de los miembros del equipo, en este caso yo mismo y la verdad es que nos hemos quedado con una sensación… dulce. El Note 10+ es fiable en casi todas y cada una de sus funciones. Todo funciona como debe y eso que tiene muchas opciones en su configuración. El lápiz puede ser prescindible para alguien que no esté acostumbrado a usarlo pero una vez le ves sus posibilidades es un extra útil que facilita ciertas tareas.

Empecemos, no obstante por sus especificaciones:

1) DISEÑO / ASPECTO EXTERIOR

Tener un Note es sinónimo de tener un móvil grande y pesado y el Samsung Galaxy Note 10+ cumple, pero en parte. ¿Por qué? Pues porque ahora resulta que son todos los demás los que han crecido descontroladamente y si queremos un smartphone de proporciones contenidas, por ejemplo, el Note 10 es una muy buena opción.

El Galaxy Note 10+ es bastante más grande pero su diseño con los bordes curvados lo hacen mucho más ligero y manejable de lo que cabría esperar por sus medidas. Realmente Samsung ha fabricado una obra de arte en cuanto a formato porque muchos otros teléfonos más pequeños y menos pesados nos han causado peores impresiones en la mano.

Unos bordes prácticamente inexistentes, un agujerito muy discreto en la pantalla (una de las soluciones que más nos han gustado hasta ahora fuera de los todo pantalla), panel que se alarga por los lados pero que no llega a confundir ni aparecen los incómodos toques fantasmas. Botones bien diferenciados y sólidos si bien, como curiosidad, no tenemos el de apagado por lo que tenemos que reiniciar el smartphone desde un icono situado en la barra de notificaciones.

En cuanto a la parte trasera, es lisa y preciosa aunque debemos destacar sus primeros puntos de mejora. Es resbaladiza así que cuidado agarrando el Note 10+ y sobre todo, es muy atractiva para las huellas. Ha sido prácticamente imposible tener la parte trasera limpia por lo que se hace imprescindible una funda para quienes odiéis las huellas o estéis todo el rato con el trapito.

Fuera de ese pequeño inconveniente, tenemos las cámaras que sobresalen ligeramente lo que acrecienta la recomendación de llevar una funda puesta y más teniendo en cuenta lo delgado y ergonómico que se muestra el Samsung Galaxy Note 10+.

Destacar por último que en la caja contamos con auriculares, adaptador Tipo-C a USB, cargador de carga rápida (aunque no la máxima que soporta el teléfono) pero no esperéis una funda como en la mayoría de las demás marcas. La funda hay que pagarla.

Y en cuanto al S Pen, una de sus señas de identidad, encaja perfectamente en la base y ni se suelta ni se cae. Vamos, calidad por todos lados.

Para acabar con este punto, una sensación personal. No se hace nada pesado pese a los casi 200 gramos que luce y lo consistente de sus materiales.

2) PANTALLA

Pasamos a una de las joyas del terminal. Magnífico panel que ocupa casi toda la superficie y con un destello como pocos de los que hemos visto (o diríamos ninguno). El brillo automático nos ha funcionado realmente bien los colores se han mostrado muy cercanos a la realidad a pesar de poder ajustarlos desde las opciones de configuración.

Lógicamente ha sido en exteriores donde hemos disfrutado de ese tremendo brillo del panel Amoled del Samsung Galaxy Note 10+. En entornos cerrados y reiterando su magnífica calidad, tenemos los modos nocturno, el de lectura, el doble toque

Tampoco estaremos exentos de tecnologías como el modo nocturno o el de lectura para relajar la vista así como el doble toque para despertar el dispositivo.

En resumen, una pantalla WQHD que podemos convertir en fullHD+ y hasta en HD más que buena. Las opciones por defecto son ya suficientes para asegurarnos un buen desempeño porque el brillo de Note 10+ es muy alto y la calidad del panel a la altura del precio.

3) RENDIMIENTO

Con 12 GB de RAM y un procesador de última generación el rendimiento del Samsung Galaxy Note 10+ no puede decepcionarnos de ninguna manera aunque por muy escasa diferencia, el movimiento entre escritorios o la apertura de aplicaciones es menos rápida que en teléfonos con un precio bastante inferior. Hablamos de los Xiaomi, de los Oppo/Realme o por supuesto de los OnePlus.

Y es que Samsung ha mejorado su capa. Tiene los ajustes muy ordenados (aunque cuesta un poco adaptarse si vienes de un Android puro) y sus escritorios son sobrios y prácticos pero le falta un puntito de velocidad en sus animaciones… o quizá, es la competencia la que se ha centrado en ese aspecto mejor que la marca coreana.

Salvo ese casi inapreciable tema, porque hablamos de décimas, el desempeño del phablet es extraordinario. Nada falla, todo se abre a la primera, no hay lags,… en fin, sobriedad a la enésima potencia. Es una navaja suiza y además, no se calienta nada.

El lápiz sale pronto y la interfaz se adapta aunque hemos notado algún ligero problema con el táctil especialmente en los laterales curvos si bien muy puntuales pero haberlos, los ha habido.

Otro punto a mejorar es el desbloqueo dactilar. Mejorado respecto a versiones anteriores pero más lento y fallón que en casi todos los smartphones de la competencia. Suponemos que Samsung le dedica horas pero aún sigue lejos de tener un desbloqueo por huella dactilar acorde a la competencia.

Contamos con el doble toque para despertar y gestos rápidos para llegar en cualquier momento donde queramos. Realmente, salvo esa impresión moviéndonos por su interfaz, lo tiene todo y lo hace rápido.

Cierto es que lleva demasiado software propio que quizá sobraría. La mayoría puede eliminarse o inhabilitarse pero no afecta al rendimiento del terminal en ningún momento.

En resumen, todo va tan bien que no nos ha parecido tener un modelo nuevo en las manos aunque quizá se eche en falta alguna innovación como nos tenía acostumbrados Samsung en modelos anteriores… si es que el diseño no lo consideramos como tal porque seguimos sorprendidos por lo muy ergonómico que es un aparato tan grande.

4) CÁMARAS

Este apartado puede resultar polémico porque tenemos en nuestras manos uno de los conjuntos fotográficos más potentes y reconocidos del mercado pero no nos ha entusiasmado.

Evidentemente las fotos en exteriores son muy buenas. Los colores son reales y se aprecian los detalles. Podemos ampliar las fotos aunque no desborden píxeles por doquier como otras marcas y tendremos una buena cámara. Los zoom funcionan también correctamente, ultra gran angular incluido pero en este caso con una pérdida importante de calidad y forma en sus extremos. No es lo mejor del Samsung Galaxy Note 10+.

De noche tenemos un modo nocturno que nos sacará las castañas del fuego de manera solvente pero que necesita algún ajuste en interiores. Estamos en una época donde todas las marcas están invirtiendo dinero y horas en las fotos de noche y un teléfono del precio del Galaxy Note 10+ debería marcar más diferencias.

Por supuesto que las fotos son buenas pero queda lejos de modelos como los Huawei e incluso diríamos que pierde frente al paisaje nocturno de los Oppo y Realme a los que prácticamente triplica en precio.

La cámara delantera también responde bien y el modo retrato nos ha gustado por cómo recorta los bordes si bien se nota una sobre exposición si las condiciones no son las más adecuadas.

Para acabar, tenemos una buena estabilización de vídeo y el poder grabar con el difuminado de fondo están muy bien aunque echamos de falta que pueda captar más luz para este último. En interiores y de noche, no valdrá para nada.

Quizá debemos esperar a nuevas actualizaciones porque en términos generales esperábamos más de las cámaras y casi que podríamos decir que a día de hoy es el punto más flojo del teléfono. Sorprendentemente, uno de nuestros compañeros incluso echó en falta la calidad, sobre todo grabando vídeo, del Galaxy Note 9.

En definitiva, Samsung se ha sumado a la versatilidad de cámaras en su modelo más potente pero este año no marca diferencias. Tendremos buenas instantáneas en casi cualquier situación pero si pensabais desembolsar lo que cuesta el Note 10+ específicamente por su apartado fotográfico tenéis mejores y más baratas opciones… al menos de momento.

5) BATERÍA

Si las cámaras nos han dejado un regusto amargo, los 4.300 mAh. del Samsung Galaxy Note 10+ nos aseguran rendimiento sin fisuras y sin preocuparnos de cómo llegaremos a casa.

Muy buena batería (una lástima que no hayan hecho lo mismo con el Note 10 a secas) que salvo en un ciclo y por motivos que desconocemos, se nos ha mostrado consistente y duradera. Quienes busquéis un teléfono con el que no sufrir en este aspecto, miraos el Samsung Galaxy Note 10+.

Y eso que hemos llevado la pantalla a la máxima resolución, sin cortarnos con las conexiones ni inhabilitar las muchas aplicaciones que se prestan a ello pero, insistimos, en este apartado nos hemos quedado encantados.

Y por la carga también. Tenemos de nuevo varias opciones como la carga rápida, la inductiva o inversa. No contaremos, no obstante, con el cargador que aprovecha la máxima velocidad de carga porque Samsung ha decidido no incluirlo en el paquete de venta pero aún así la velocidad de carga es alta y la inversa funciona también rápida y correctamente con sólo pegar los dispositivos por su parte trasera.

6) SONIDO

Calidad y sonido estéreo para aburrir. El audio del Galaxy Note 10+ es otra de sus virtudes que nos ha gustado mucho. No hay mucho más que decir en este aspecto.

Hemos probado tanto su altavoz como los auriculares con los mismos resultados. Bien por Samsung.

7) DESBLOQUEO

Y vamos con otro punto controvertido y es que, como os anticipábamos más arriba, Samsung sigue lejos de los mejores sensores de huellas del mercado con este Galaxy Note 10+. Es más seguro que otros posiblemente pero más lento y torpe. Sigue siendo un aspecto a mejorar.

En cuanto al facial, más de lo mismo. Se muestra torpe en muchas ocasiones aunque funciona incluso de noche y con una luz tenue. Es más lento que en otros modelos.

En resumen, ambos mejoran a Samsung de años anteriores pero la marca debe trabajar más para igualar, al menos, a la competencia en experiencia de usuario desbloqueando los terminales.

PUNTOS POSITIVOS

PUNTOS A MEJORAR

CONCLUSIÓN

Como decimos mucho últimamente, cada vez es más difícil justificar un smartphone de 1000 euros aunque puestos a pagar, el diseño espectacular del Samsung Galaxy Note 10+, una batería que no se acaba, una pantalla insuperable en cualquier momento y un sistema que funciona perfectamente y sin errores son de lo mejor que podemos encontrar ahora mismo en el mercado.

No nos han entusiasmado las cámaras dentro de un nivel alto ni hemos visto la innovación a la que nos había acostumbrado Samsung en cada generación pero aunque sólo sea por ver cómo se pueden meter 200 gramos y una pantalla de 6’8 pulgadas en un modelo tan ergonómico ya tenemos quedarle mucho mérito.

¿Algún fan de los Galaxy Note? ¿Qué creéis que le falta o le sobra a este gran phablet que hemos analizado hoy?

realmex20

Realme X2. Análisis. A por el liderazgo en la gama media

Estas últimas semanas hemos tenido a nuestra disposición dos de los modelos más interesantes de Realme que, por otro lado, también pueden serlo en sus franjas de precios. El Realme X2 Pro es todo un gama alta del que os lo contaremos todo en los próximos días con un precio impensable hace sólo unos meses mientras que el smartphone del que os hablaremos hoy llega para colocarse entre los más vendidos de la gama media.

¿El por qué? Sin duda su relación calidad/precio porque nos encontramos con un teléfono con puntos cercanos a la gama alta por menos de 300 euros. Veréis próximamente cómo nos ha entusiasmado el Realme X2 Pro del que este Realme X2 tiene mucho en común mejorándolo incluso en algún apartado.

Empecemos, no obstante, como siempre, por las especificaciones:

  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 730G.
  • GPU Adreno 618.
  • Pantalla: 6’4 pulgadas FullHD+ (2.340×1.080) AMOLED con una relación de aspecto de 19.5:9, Gorilla Glass 5.
  • Dimensiones: 158,7 x 75,2 x 8,6 mm y 182 gramos de peso.
  • RAM: 8GB. 
  • Almacenamiento: 128 GB. UFS 2.1 ampliables por microSD de hasta 256 GB.
  • Cámaras traseras:
    • 64 MP f/1.8 con zoom digital 10x, modo noche y estabilizador digital (EIS)
    • 8 MP f/2.25 Gran Angular.
    • 2 MPf/2.4 macro.
    • 2 MP f/2.4 retrato.
  • Cámara delantera: 32 MP f/2.0.
  • Sistema Operativo: ColorOS 6.1 basado en Android 9.
  • Batería: 4.000 mAh mAh. con carga rápida VOOC de 30W.
  • Lector de huella dactilar bajo la pantalla.
  • Dolby Atmos +Sonido Hi-Res.
  • Bluetooth 5.0, doble nano SIM, Wi-Fi: 802.11 a/b/g/n/ac, USB Tipo-C, GPS/A-GPS/Beidou/Glonass, NFC y jack de auriculares.

Características que en casi todos los casos contentarán a la mayoría de los usuarios porque por potencia, batería, fluidez y sobre todo cámaras estaremos bien servidos… contando que no tenemos un gama alta, por supuesto. Vamos a desgranar sus pros y sus contras.

1) DISEÑO / ASPECTO EXTERIOR

El Realme X2 es muy ergonómico y al menos el modelo que nos ha enviado la marca, muy bonito. El notch es recogido y la pantalla se ve impresionante, cuenta con los botones de volumen a un lado y el de Power en el otro. Está muy bien construido, nada se mueve, los bordes de aluminio y las partes delantera y trasera encajan a la perfección.

Las 4 cámaras salen bastante de la parte trasera y quedan a un lado por lo que al menos en móvil no se mueve tanto. Viene con una funda de serie que protege ese saliente por lo que, si además queréis estar resguardados de las manchas de las huellas, ahí tenéis la solución.

Tampoco es un modelo que resbale en las manos ni que se haga pesado. Es uno de sus puntos de mejora frente al, por ejemplo, hermano mayor X2 Pro que es más grueso y sobre todo, pesado.

Sinceramente, en las manos no parece que tengamos un smartphone de menos de 300 euros y además, deciros que se ha comportado muy bien a nivel arañazos porque, aunque cuidamos a nuestros móviles como si fueran nuestros hijos, está impoluto después de estas semanas.

2) PANTALLA

Un punto fuerte del Realme X2 porque aunque  no cuenta con los 90 Hz. del X2 Pro, sea la calidad del panel o sea cómo gestiona los colores ColorOS, la pantalla se ve más que bien. El brillo hace bien su papel y en modo máximo se ve mejor que en otros dispositivos de similar precio en exteriores.

Podemos gestionar la temperatura, activar los modos nocturno o antifatiga o dos predefinidos donde veremos tonos suaves o intensos. Va a gustos pero nosotros hemos acabado quedándonos con los primeros porque ColorOS ya es colorido de por sí.

En definitiva, uno de los mejores paneles que hemos visto en un rango de precios como el del Realme X2 o incluso superior y eso que hemos dispuesto a la vez de un Realme X2 Pro y sus 90 Hz. pero es que… tampoco es que hayamos notado una diferencia tan destacada como muchas otras reviews afirman.

3) RENDIMIENTO

Éste debería ser uno de los puntos flojos del Realme X2 en tanto nos llega con un procesador de la serie 700, concretamente el Qualcomm Snapdragon 730G que ya de por sí es de lo mejor en móviles de gama media. Es un procesador para gaming que destaca principalmente a la hora de usar juegos si bien en el día a día tendréis más que suficiente para mover el teléfono.

Cierto es que entre la falta de los 90 Hz. y la potencia menor del procesador no podréis llegar a una experiencia como la que se consigue con el OnePlus 7T o el Realme X2 Pro pero estamos hablando de gastar bastante más dinero que quizá no compense salvo que busquemos la excelencia.

Por poner algún pero, precisamente ha sido en juegos y otros títulos exigentes donde hemos notado cierto calentamiento. Nada preocupante pero puede ser un punto de mejora para futuras actualizaciones o modelos. Aún así, si sois jugones, no os quemaréis las manos y el Realme X2 os rendirá más que aceptablemente.

4) CÁMARAS

Llegamos a uno de los puntos más positivos principales del Realme X2. Su cámara principal es inconcebible en estos precios. Muy buena de día y notable de noche. El modo nocturno de Realme (o de Oppo deberíamos decir) se comporta excelentemente. No llega al nivel de los Pixel o demás móviles de gama alta pero no nos dejará en la estacada ante casi ninguna situación.

El enfoque es rápido, el cambio entre cámaras es efectivo aunque no sea el más veloz que hemos probado y el modo gran angular desafina menos que en otros casos a pesar de ser otra de las diferencias frente al X2 Pro (que en este caso, toca decirlo, se nota).

Por defecto tenemos imágenes a 16 MP pero contamos con un modo especial donde aprovechar los 64 MP. En nuestras pruebas nos ha ocurrido que en algunas situaciones se ha comportado mejor esta última opción que la primera que debería captar más luz al fusionar MP. En cualquier caso, estamos ante una de las mejores opciones fotográficamente hablando de la gama media.

La inteligencia artificial hace bien su trabajo y para nada es tan exagerada como, por ejemplo, en los Xiaomi. Es suave y en ningún caso nos hemos visto en la necesidad de desactivarla.

Contamos con 2 sensores más que nos han dejado sensaciones encontradas. El modo macro no lo hemos sabido controlar. Tarda mucho en enfocar aunque los resultados una vez lo conseguimos han sido buenos, sólo buenos.

En cuando al de profundidad, tenemos la opción de difuminar los fondos antes de realizar la fotografía lo cual nos has gustado mucho aunque los recortes no han sido tan exactos como nos hubiera gustado. No están mal pero esperábamos un poco más visto el empeño que suelen poner Oppo y Realme en este punto. Esperaremos cómo evoluciona el tema a base de actualizaciones.

Por último, y hablando de cámaras traseras, el zoom que hace su papel hasta 5x aunque podemos ampliarlo manualmente hasta 10x a costa de perder mucha calidad pero ahí está. Queda lejos de otros móviles que lo intentaron como los Huawei de la serie P.  Para nuestro gusto, el zoom 10x es más una opción de márketing que algo que vayamos a usar mucho viendo cómo funciona.

Aquí podéis ver la misma imagen con zoom 1x, 2x, 5x y 10x:

En cuanto a la cámara delantera, un pro y una contra. Se notan los 32MP porque realizar fotos realmente buenas incluso mejores que las traseras en el modo retrato pero no contamos con el modo noche en este último por lo que de noche estaremos algo vendidos.

5) BATERÍA

Otro de los puntos a destacar del Realme X2 porque su consumo en reposo está muy conseguido. En nuestro día a día hemos llegado varias veces a las 8 horas de pantalla aunque ya sabéis que no creemos mucho en esa estadística precisamente.

La batería se comporta realmente bien a pesar de contar «sólo» con 4.000 mAh. pudiendo llegar a los 2 días de uso, evidentemente, no intensivo.

En cuanto a la carga, no es la del Realme X2 Pro pero con 30W podemos cargar un 50% en una media hora y tener el móvil cargado en poco más de 1 hora y cuarto, cifras destacadas, de nuevo, para un móvil por debajo de los 300 euros.

6) SONIDO

Que Realme ha entrado en Europa sin miramientos es una obviedad. El Realme X2 se escucha fuerte y con calidad aunque sólo dispone de un altavoz en la parte inferior. El Dolby Atmos realiza muy bien su trabajo y en juegos, donde se pone en marcha el procesador dedicado, escuchar es todo un gustazo.

También tiene opciones para gestionar el audio por auriculares pero, curiosamente, nos ha impresionado más el altavoz externo. Aún así, buen móvil para los que disfruten de la música.

7) DESBLOQUEO

En dos palabras, rápido y rápido. Tanto el desbloqueo por huella bajo la pantalla como el facial funcionan extremadamente rápidos para lo que hemos visto hasta ahora. El porcentaje de acierto es muy bueno y junto con los Oppo, creemos que estamos ante uno de los desbloqueos por huella más rápidos del mercado a día de hoy.

La configuración es sencilla y rápida lo que nos lleva a pensar que sobre todo el facial no sea muy seguro y más viendo lo bien que actúa. Hemos probado con una foto e incluso con otro móvil mostrando la cara con el máximo brillo y no hemos conseguido desbloquear al Realme X2.

PUNTOS POSITIVOS

  • Diseño. El Realme X2 es un móvil muy ergonómico con un tamaño adecuado y una construcción Premium.
  • Fluidez del sistema operativo y es que ColorOS tendrá sus particularidades pero explota el hardware realmente bien.
  • Cámaras. Nivel fotográfico alto para la gama media tanto de día como de noche. Caben ajustes en las cámaras secundarias pero es que hablamos de 299 euros.
  • Batería. De los mejores resultados en terminales con 4.000 mAh. de batería.

PUNTOS NEGATIVOS

  • En ciertos momentos hemos tenido algún lag quizá fruto de que el procesador necesita una mejor optimización. Nada preocupante pero había que poner algún pero.
  • Los lentes macro, gran angular y profundidad tienen margen de mejora. Nos inclinamos a pensar que se trata del software puesto que la cámara de Google en el X2 Pro hace maravillas.
  • El modo retrato de la cámara delantera no tiene modo nocturno.

CONCLUSIÓN

Un contendiente muy serio en la gama media. El Realme X2 no es el PRO aunque se le parece y además es más económico. No tenemos 90Hz. pero la calidad de la pantalla es destacable, el procesador rinde a buen nivel y en el apartado fotográfico obtenemos resultados más que decentes.

En resumen, frente al Realme X2 Pro perdemos esos 90Hz, procesador, ganamos diseño, las cámaras secundarias están ligeramente por debajo, tenemos un sistema de almacenamiento más lento (2.1 vs 3) y una carga rápida no tan espectacular pero en el día a día, las diferencias son mínimas.

Buen diseño, batería, cámaras (versatilidad incluida) a un precio nada prohibitivo. ¿Qué os parece este Realme X2? ¿Cuál creéis que puede ser su rival por 299 euros aprox.? Opiniones, Opiniones…


opporeno2z0

Oppo Reno 2z, Análisis. Diseño, cámaras y batería para un gama media más a considerar

Hemos estado probando durante 3 semanas uno de los últimos lanzamientos de Oppo. El Oppo Reno 2z es uno de los dos dispositivos evolución de los Reno que tan buena impresión no dieron el año pasado. En este caso hemos dispuesto del modelo inferior que pierde zoom digital y algunos MP en sus cámaras traseras, tiene un pop-up más estándard y rebaja la potencia del procesador frente al Oppo Reno 2 y su aleta de tiburón.

No obstante, el usarlo en el día a día nos ha dejado muy buenas sensaciones especialmente en lo que a cámaras y batería se refiere siempre teniendo en cuenta que hablamos de un teléfono de alrededor de 350 euros. Para muchas personas no cabrá el aumento de 100 euros que cuesta su hermano mayor, sin la Z, a pesar de contar con un hardware más potente lo que se traduce en un mejor rendimiento en juegos, una ligera mejora de las cámaras y poco más.

Por cierto, cuando dimos la noticia de la presentación de ambos modelos pusimos en duda que el modelo del que os hablaremos hoy tuviera NFC y… sí, lo tiene. Bien por Oppo.

Empezemos, como de costumbre, por las especificaciones del Oppo Reno 2z:

  • Procesador: Mediatek P90.
  • GPU PowerVR GM9446.
  • Pantalla: 6’5 pulgadas FullHD+ (2.340×1.080) AMOLED con una relación de aspecto de 19.5:9, Gorilla Glass 5 (por delante y por detrás) y hasta 430 nits de brillo máximo.
  • Dimensiones: 161.8 x 75.8 x 8.7 mm y 195 gramos de peso.
  • RAM: 8GB. 
  • Almacenamiento: 128 GB. ampliables por microSD de hasta 256 GB.
  • Cámaras traseras:
    • 48 MP f/1.7 con zoom digital 10x, modo noche y estabilizador digital (EIS)
    • 8 MP f/2.2.
    • 2 MPf/2.4.
    • 2 MP f/2.4.
  • Cámara delantera: 16 MP f/2.4.
  • Sistema Operativo: ColorOS 6.1 basado en Android 9.
  • Batería: 4.000 mAh mAh. con carga rápida VOOC 3
  • Huella dactilar bajo la pantalla.
  • Dolby Atmos +Sonido Hi-Res.
  • Bluetooth 5.0, doble nano SIM, Wi-Fi: 802.11 a/b/g/n/ac, USB Tipo-C, GPS/A-GPS/Beidou/Glonass, Radio FM y jack de auriculares.

Como veis, al Oppo Reno 2z no le falta de nada. Ni microSD, ni doble SIM, ni jack de auriculares, ni NFC ni RadioFM. Ahora vamos a ver qué tal ha sido el desempeño en estos días que lo hemos usado.

1) DISEÑO / ASPECTO EXTERIOR

La caja del Oppo Reno 2z es grande, mucho más grande de lo que solemos encontrarnos y el móvil está muy bien protegido y acompañado de una funda que imita a la piel (la más bonita que nos hemos encontrado de serie en un androide), el cargador con su cable y unos auriculares.

Una vez sacado de la caja la primera impresión es de que estamos ante un modelo de gama alta. Está muy bien acabado, es ergonómico y en nuestro caso nos ha tocado el color blanco que se comporta bastante bien frente a las huellas de los dedos. Comentaros que a pesar de estar ante un teléfono grande (1,61 de altura) los botones están en una posición cómoda y separados: los de volumen a la izquierda y el Power a la derecha. Por último, la parte trasera es muy limpia y no sobresalen las cámaras. Curiosamente hay un puntito que sobresale en la parte superior que suponemos que busca proteger los lentes de los rayones.

En la mano se rezuma la misma calidad de materiales que observábamos al abrir la caja. Hoy en día la gama media premium ha subido muchos enteros pero el Oppo Reno 2z está muy bien acabado y refuerza esa impresión «premium» incluso sin encender su pantalla.

Porque nos gustan todos los teléfonos pero los todo pantalla tienen un extra. Además, el Oppo Reno 2z se enciende con 2 toques en pantalla lo que magnifica esa pantalla sin notch.

Por último, el módulo de cámara no es de aleta de tiburón como en el Oppo Reno 2 sino del estilo de los OnePlus Pro o el Xiaomi Mi 9T por nombrar dos smartphones conocidos. El mecanismo funciona bien, es rápido, y cuenta con curiosidades como el poder elegir el color del módulo al salir del teléfono o el sonido al más puro estilo espada láser de Jedis.

Como punto a mejorar, hemos observado que, sin la funda, el Oppo Reno 2z es resbaladizo hasta el punto de moverse demasiado al vibrar. Posiblemente sea una consecuencia del botoncito protector de las cámaras pero es algo a tener en cuenta: no lo dejéis en los bordes de las mesas.

2) PANTALLA

Como suele ser habitual en los paneles de Oppo y su ColorOS, la pantalla se muestra con colores vivos y abusando en ciertas situaciones del brillo que, dicho sea de paso, no funciona nada mal en modo automático. Hemos tenido menos problemas bajo el sol que con otros teléfonos si bien tampoco se nos ha solucionado el problema en todas las situaciones. Estamos ante una buena pantalla acorde con el precio.

Antes de acabar con el brillo, por lo general se sitúa en la parte baja de la barra lo que impacta positivamente en la duración de la batería pero es que si el brillo máximo no puede con un día muy soleado, el mínimo nos valdrá en casi todas las demás ocasiones.

Contamos con ajuste de temperatura, reloj con la pantalla apagada, protección nocturna y modo antifatiga como una especie de modo lectura. Añadamos opciones para aprovechar más la pantalla como el doble toque para despertarla o la navegación por gestos (algunos válidos con la pantalla totalmente apagada).

En resumen, una pantalla fullHD+ muy válida que se ve suficientemente bien y que es muy respetuosa con la batería por su buen desempeño con el brillo bajo. Ni que decir tiene que ver multimedia sin notch y con la gama de colores que muestra el panel del Oppo Reno 2z es una auténtica gozada.

3) RENDIMIENTO

Ya llevamos unos cuantos Oppo en nuestra mochila y ColorOS gustará más o menos pero rinde muy bien. No es Android puro ni se le parece demasiado en sus menús pero a nivel de rendimiento no tiene muchas pegas aunque en el caso del Oppo Reno 2z sí que nos quedamos en la gama media principalmente por su procesador.

Y es que contamos con 8 GB de RAM pero en ciertas ocasiones y sobre todo utilizando aplicaciones potentes hemos notado una velocidad de arranque incluso inferior a los Oppo Reno de primera generación. No vamos a notarlo en el día a día porque, como os decíamos, la fluidez es buena pero no es un modelo que recomendaríamos para gamers.

Tenemos, no obstante, un apartado para juegos donde gestionaremos las notificaciones y en el apartado de batería, un modo de alto rendimiento que hemos activado pero no nos ha dado mucha más velocidad a costa de perder eficiencia en la batería. Lo dicho, para el día a día el Oppo Reno 2z es más que válido y funciona realmente bien pero su procesador se queda algo corto abriendo aplicaciones especialmente si son muy gastonas.

En este aspecto, quizá por su precio esperábamos algo más pero si seguís leyendo veréis que el Reno 2z tiene otras virtudes.

4) CÁMARAS

Vamos con uno de los puntos fuertes del Oppo Reno 2z. Cuatro cámaras que significan versatilidad aunque hemos encontrado una gran diferencia entre la principal y el resto. La principal se comporta realmente bien, se notan los 48 MP y aunque de noche se nota la gama a la que pertenece, la mayoría de las personas tendrán más que suficiente porque en este punto, como mínimo, iguala a los móviles más conocidos.

Sus puntos fuertes son el modo nocturno (noche en las opciones de la cámara) y el retrato pues ambos dan un nivel por encima de lo que haría pensar un móvil en esta franja de precios. El Oppo Reno 2z no rinde especialmente bien de noche salvo que activemos el primero de ellos y entonces, como de la noche al día. No esperéis resultados parecidos a los de los S10, Pixel, OnePlus o X2 Pro porque esos juegan en otra liga pero quedan fotos muy apañadas activándolo.

En cuanto al modo retrato, se nota que Oppo ha realizado un esfuerzo mejorando el que teníamos en los Reno de la anterior generación. Los recortes son más exactos y podemos definir el grado de difuminación antes de hacer la foto lo que unido a la aplicación para modificar fondos que trae de serie el Reno 2z puede darnos fotografías más que decentes.

El zoom también es destacable por llegar hasta el 10x en digital aunque se pierde mucha calidad. No obstante, los aumentos de 2 y 5x nos permitirán obtener buenos resultados cuando los necesitemos. También tenemos gran angular aunque no nos ha gustado mucho el resultado porque se pierde mucha calidad en las esquinas, distorsiona… vamos, que está bien que lo tenga pero no esperéis usarlo mucho porque le falta bastante por pulir y ya no digamos de noche.

Ah, y el vídeo. La verdad es que nos hemos encontrado con una estabilización digna casi de una cámara de acción aparte de poder grabar vídeos con fondo difuminado. Muy buen trabajo en este sentido de la marca.

En defitiniva, una cámara versátil en la que destaca su lente principal y donde presumiremos del zoom, del modo nocturno, de los retratos y de la estabilización de vídeo por encima de cualquier otro apartado. Si sois amantes de utilizar esos modos, el Oppo Reno 2z puede ser vuestra mejor opción por precio/calidad.

5) BATERÍA

Uno más de los Pros de este Oppo Reno 2z y es que los 4.000 mAh. duran más que otros móviles con capacidades superiores. ¡Cómo ha mejorado ColorOS el consumo del sistema desde aquel Oppo Find X que probamos en su momento. Muy buen resultado en reposo y eso que tenemos una pantalla de nada más y nada menos que 6,5 pulgadas.

Sea por el brillo, sea por el cierre de aplicaciones en segundo plano (siempre nos han llegado notificaciones pero en algunos casos, tarde) el comportamiento de la batería del Oppo Reno 2z nos ha parecido uno de sus puntos fuertes.

Por otro lado, la carga VOOC 3 debería cargar el 50% en poco más de media hora. En nuestras pruebas ha tardado un poquito más pero aún así, que en 30 minutos tengamos carga para todo un día prácticamente es una maravilla.

6) SONIDO

El Oppo Reno 2z suena alto y claro aunque sólo por el altavoz inferior lo que limita a la hora de agarrarlo especialmente si estamos jugando o sosteniendo el teléfono por ese lado. Cuenta con Dolby Atmos y un gestor de auriculares que se hacer notar positivamente a pesar de ese inconveniente que os comentábamos.

Y sí, tenemos tanto Radio FM como jack de auriculares, algo cada vez menos común pero que seguimos agradeciendo. En este caso, además, la ergonomía del Oppo Reno 2z es tan buena que no le hubiera servido a la marca prescindir del último para adelgazar el terminal como han hecho otras marcas.

7) DESBLOQUEO

Fiel a su tradición, los desbloqueos por pantalla y faciales funcionan rápido y bien. A destacar el sensor que tenemos bajo la pantalla porque prácticamente no recordamos que nos haya fallado un par de veces. Cierto es que grabamos varias huellas y en distintas posiciones pero su comportamiento ha sido rápido y efectivo en todo momento.

En cuanto al facial, es rápido pero con matices. Lógicamente debemos esperar que suba la cámara pop-up lo que ya resta algunas décimas  y además no se nos permite, como en los Realme, por ejemplo, que actúe el desbloqueo sin tener que realizar alguna acción tan como deslizar el dedo por la pantalla o pulsar el botón de Power. Lo dicho, funciona bien pero es lento en comparación con el de huella dactilar.

PUNTOS POSITIVOS

  • Diseño todo-pantalla de gama alta con Radio FM, jack de auriculares, NFC y cámaras traseras que no sobresalen.
  • La gestión de la batería es de las mejores que hemos visto. ColorOS está mejorando a pasos agigantados, al menos en este tema y con este terminal.
  • La cámara principal de 48 MP marca diferencias especialmente usando el modo nocturno, el retrato, el zoom hasta 5x y grabando en vídeo.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Los lentes adyacentes al principal no cumplen. Falta calidad en las instantáneas especialmente en lo que al Ultra Gran Angular se refiere.
  • El desbloqueo facial es lento si bien es un problema más de la cámara pop-up que del teléfono y cabría preguntarse si compensa el tener una pantalla sin notch.
  • Algunos milímetros menos le hubieran sentado mejor para diferenciarse del resto. Es cómodo en la mano pero algo grande comparado con el Reno anterior cuyo tamaño se ajustaba a más manos.

CONCLUSIÓN

Un terminal más de gama media. Premium por su construcción y su ergonomía así como destacado por sus cámaras y batería a un precio que si no es de los más baratos, está acorde con lo que ofrece y es que podemos conseguirlo en España por alrededor de los 350-370 euros. Perdemos potencia, algo de calidad de fotográfica y zoom digital frente a su hermano Oppo Reno 2 pero también nos ahorramos más de 100 euros.

El Oppo Reno 2z no es un teléfono para gamers ni para quienes quieran lo último en potencia pero entendemos que Oppo ha orientado este modelo hacia amantes de la fotografía que quieran un teléfono a buen precio. Su modo nocturno, su desempeño con los retratos y sobre todo el vídeo son sus puntos fuertes sin dejar de lado la batería y un diseño más que cuidado.

Y por último, NFC, Radio FM, jack de auriculares, microSD, doble SIM,… No le falta de nada.

¿Alguno lo tenéis en vuestra cesta de la compra? Oppo lleva tiempo haciendo muy bien las cosas y el Oppo Reno 2z es una muestra. Lo hemos usado 3 semanas y no le hemos echado en falta nada. Ha funcionado bien, nos ha sacado de cualquier apuro. Hemos jugado, conducido, fotografiado, escuchado música, llamado,… Una prueba más de que cada día es más difícil justificar un smartphone de 1000 euros.  ¿No creéis?

note10util0

Algunos trucos para el Samsung Galaxy Note 10+

Como algunos sabréis si seguís nuestra cuenta de Twitter tenemos en nuestras manos un flamante Samsung Galaxy Note 10+ para analizar y de paso contaros nuestras impresiones. Es un modelo top pero como todo dispositivo de la marca coreana tiene sus peculiaridades para quienes vengan de utilizar androides de otras marcas.

Estamos preparando el artículo con la review, sus pros y sus contras, pero hoy os vamos a citar algunas de las acciones que hemos visto que podíamos realizar para adaptar la experiencia de uso del Note 10+ a nuestro gusto. One UI mejora bastante respecto al Touchwiz de hace años pero tiene tantas, tantas y tantas opciones que es fácil pasar por encima de alguna sin darse cuenta.

Porcentaje de la batería en la barra de notificaciones

El Samsung Galaxy Note 10+ tiene una impresionante batería pero, por defecto, no trae el porcentaje a la vista en la barra de notificaciones. Tenemos que bajar la cortinilla o acceder al apartado de batería para ver cuánta energía nos queda.

Para solucionarlo, debemos ir Ajustes – Notificaciones – Barra de estado donde podremos activarlo. Y ya puestos escogeremos si deseamos que sólo se nos muestren las 3 últimas notificaciones o todas las que nos lleguen.

Notificaciones con vista previa en el Escritorio

Android nos ha acostumbrado por defecto a ver un puntito en la esquina superior derecha de los iconos de las apps susceptibles de recibir notificaciones. En el Samsung Galaxy Note 10+ podemos elegir entre esa opción y que aparezca el numero de mensajes pendientes además de poder ver una vista previa de los mismos con una pulsación larga sobre el icono.

Para ello iremos a Ajustes – Pantalla – Pantalla Inicio (también hubiéramos llegado aquí pulsando sobre cualquier trozo vacío de un Escritorio y seleccionando Ajustes) – Alertas de iconos de apps.

Por cierto, en el mismo apartado de pantalla podéis fijar la pantalla para que no se muevan, añadan o borren accidentalmente sus iconos u ocultar aplicaciones. Un modo que trae de serie Nova Launcher y del que no disponen otros muchos Launchers.

Desactivar notificaciones de algunas Apps

Éste no es un truco propio del Galaxy Note 10+ sino de Android pero os puede resultar útil puesto que es una de las preguntas que más nos hacéis por Twitter y es que recurrentemente nos llegan notificaciones de aplicaciones con promociones o avisos que para lo único que sirven es para interrumpir nuestra rutina.

Para evitar que nos lleguen notificaciones de alguna aplicación, podemos desactivarlas desde Ajustes – Notificaciones – Enviadas recientemente – Ver todas donde veremos las últimas recibidas, las más frecuentes, las ya bloqueadas o todas y escogeremos según nuestro criterio.

Convertir letra manuscrita a Texto

Sí, hay gente que aún escribe a mano y no le duelen los dedos por hacerlo. El Samsung Galaxy Note 10+ trae el lápiz para usar esa función en las notas que podemos crear desde el menú flotante del S Pen.

Para convertir ese texto manuscrito al del teclado de toda la vida deberemos abrir la nota, pulsar sobre el texto y en la parte inferior nos aparecerá un menú horizontal con un botón que identificaremos por una T. Al seleccionarlo tendremos nuestro objetivo en pantalla para copiarlo, editarlo o realizar cualquier otra acción que deseemos.

Capturas de la pantalla

En el Samsung Galaxy Note 10+ esta operación es algo diferente a la habitual aunque nos da la posibilidad de hacerlo de diversas maneras. Vamos con ellas:

  • Pulsando a la vez el botón de bajar volumen y  encendido pero brevemente y no con una pulsación larga como en otros modelos.
  • Pasando la mano lateralmente de derecha a izquierda por la pantalla si tenemos activado Ajustes – Funciones avanzadas – Movimientos y gestos – Deslizar palma para capturar.
  • Con el S Pen, pulsando sobre el botón flotante y ahí pulsamos Smart Select.

Reasignar la tecla de Bixby

Teléfonos de generaciones anteriores añadieron un botón específico para el Google Assistant de Samsung, Bixby pero el Samsung Galaxy Note 10+ aprovecha el botón lateral de encendido para darnos esa posibilidad con una pulsación larga entre otras como abrir la cámara o lanzar cualquier otra aplicación.

Para ello accederemos a Ajustes – Funciones avanzadas – Botón Función donde indicaremos qué hacer pulsando dos veces o esa misma pulsación larga de la que hablábamos. La pulsación corta sigue siendo para apagar o encender la pantalla.

Personalizar qué hacer al pulsar el botón del S Pen

No cabe duda de que uno de los extras más atractivos de este gran teléfono es su lápiz, el S Pen que nos servirá para hacer fotos, mostrar un menú en pantalla desde el cual capturar partes de la pantalla, escribir notas, dibujar, etc…

Pero desde los ajustes aún podemos personalizar más esa experiencia indicando qué aplicación se abrirá al pulsar el botón del S Pen e incluso qué acciones se abrirán en el menú flotante al abrirla.

Todo ello desde Ajustes – Funciones Avanzadas – S Pen – Gestos S Pen.

Apagar el Samsung Galaxy Note 10+

Pues no, el botón de encendido no sirve para apagar o reiniciar el teléfono como en casi la totalidad del resto de modelos del mercado. Cierto es que podemos configurarlo para que lo haga pero por si queréis ahorraros los pasos, tenéis un botón de apagado en la cortinilla de notificaciones junto a los Ajustes ¿Hubiérais caído?

Y eso es todo por hoy mientras seguimos exprimiendo nuestro Samsung Galaxy Note 10+ cedido para que no se nos quede nada en el tintero a la hora de explicaros tanto sus puntos positivos como los negativos que, ya os avanzamos que son pocos aunque… ya hemos encontrado algún punto de mejora.

dxomarkpixel0

DxOMark baja del podium por primera vez a un Google Pixel

La verdad es que nos habíamos acostumbrado a ver como los teléfonos de Google salían al mercado para liderar el campo de la fotografía móvil año tras año. Cada presentación de un Pixel significaba que teníamos nuevas cámaras de referencia si bien, siendo precisos, sus magníficos resultados siempre han venido por la parte del software, único en su especie.

Pero se acabó, al menos si hacemos caso al análisis que ayer hizo DxOMark y en el que alaba ciertos comportamientos de las cámaras del Pixel pero acaba dándole la peor clasificación jamás vista en un smartphone «made in Google»: 112 puntos para colocarse en una más que discreta octava posición teniendo por encima a modelos como el OnePlus 7 Pro que ni soñaban en pasadas ediciones con acercarse a la calidad de las instantáneas que dispara un teléfono de Google.

En la parte positiva, DxOMark destaca que la cámara trasera del Pixel 4 es una de las mejores en cuanto a Zoom de las que se han analizado hasta la fecha. También alaba la calidad en la grabación de vídeo donde sí consigue el primer lugar empatado con el Galaxy Note 10+ 5G.

Respecto a la cámara frontal, DxOMark le otorga una puntuación de 92 lo que deja al Pixel 4 lejos de los primeros puestos aunque recalca, no obstante, un rendimiento sólido en fotografías bajo diferentes condiciones y un excelente sistema de estabilización de vídeo.

Pasando al modo noche, creado precisamente en la factoría de la gran G, tampoco parece que los dispositivos de este año hayan dado en el clavo visto que obtienen 56 puntos frente a, por ejemplo, los 61 del Huawei Mate 30 Pro. Sin embargo, según las pruebas realizadas, sí se ha observado una importante mejora utilizándolo frente a las fotografías en modo estándar.

Sus puntos débiles principalmente se han centrado en el modo retrato donde se echa mucho en falta un sensor de profundidad como llevan la mayoría de los últimos lanzamientos y en la pérdida de detalles y ruido visible en general si hablamos de fotografía y a pesar de su buen hacer con el vídeo, se han apreciado algunos problemas con la estabilización grabando mientras se caminaba así como la falta de detalles cuando contamos con poca luz.

No se cita pero cabe comentar otra carencia de los Pixel 4 y Pixel 4 XL como es el ultra gran angular, curiosamente presente en teléfonos de una gama y un precio bastante inferior.

En definitiva, palo para Google que si bien ha vuelto a demostrar un grandísimo nivel en fotografía utilizando menos recursos que la competencia (sólo hace falta contar el número de cámaras) no ha podido seguir la estela de la competencia ni, por supuesto, liderar un ranking por el que pugnan ahora mismo Huawei y Samsung.

Con su diseño «polémico», un precio tirando a elevado y este análisis de DxOMark, ¿creéis que sigue habiendo razones para apostar por los Pixel en base a la experiencia Android que siguen ofreciendo o estamos ante los Google Pixel menos atractivos de la historia? Nosotros os podemos comentar que estamos entre expectantes por probarlos y algo decepcionados por lo presentado ¿Qué opináis vosotros? Somos todo ojos.

xrn8p0

Xiaomi Redmi Note 8 Pro, lo tenemos y seguimos alucinando con su precio

La semana pasada tuvimos presentación y salida al mercado en España del Xiaomi Redmi Note 8 Pro. Un nombre muy largo para un terminal que sobre el papel se posiciona en la parte medio-alta de la gama media pero con un precio muy económico… y es que cuesta casi 100 euros menos que, por ejemplo, el Mi 9T de la propia marca con el que hay diferencias por supuesto, pero ni tantas ni insalvables como para ese ahorro.

Y mirad por donde que hoy nos ha llegado un Redmi Note 8 Pro vía nuestro compañero David así que os vamos a contar qué nos ha parecido pero empezaremos por el final y es que todo el equipo hemos estado de acuerdo en que es barato por lo que da y por lo bien que funciona.

Es cierto que alguno podrá decirnos que de barato nada porque los Redmi Note anteriores no llegaban a los 200 euros pero es que con el Redmi Note 8 Pro Xiaomi ha dado un salto muy grande. No podemos hablar de un terminal de entrada con buen rendimiento sino de mucho más.

Empezaremos recordando sus especificaciones:

  • Procesador: MediaTek Helio G90T.
  • GPU Arm Mali-G76 3EEMC4 con una frecuencia máxima de 800MHz.
  • Pantalla: LCD 6,53″ FullHD+ (2248 X 1080) HDR.
  • Dimensiones: 161.3 x 76.4 x 8.79 mm y 199 gramos de peso.
  • RAM: 6GB.
  • Almacenamiento: 64 / 128 GB. ampliables mediante microSD.
  • Cámaras traseras:
    • 64MP con Super Pixel 4-en-1 de 1.6 μm
    • 8 MP ultra gran angular de 8MP de 120º
    • 2 MP Macro
    • 2 MP Sensor de profundidad
  • Cámara delantera:  20 MP con Inteligencia Artificial y desbloqueo facial.
  • Sistema Operativo: MIUI 10 sobre Android 9.0 Pie.
  • Batería: 4.500 mAh. con carga rápida 18W.
  • Resistencia y Durabilidad: IP52 contra salpicaduras.
  • Desbloqueo por huella trasero.
  • WiFi X para una conexión a Internet más estable.
  • Altavoces 1217SLS y un Smart PA para un sonido mejorado durante el juego.
  • Bluetooth 5.0, Wi-Fi: 802.11 b/g/n, USB Tipo-C, Jack de auriculares, GPS/aGPS/Galileo/GLONASS/Beidou, infrarrojos, NFC.

Vamos a ver ahora si la realidad iguala estas estupendas características de hardware. Sospecharéis que no nos ha dado tiempo de realizar varias cargas de batería pero en este día «non stop» ya podemos sacar alguna conclusión.

1) DISEÑO / ASPECTO EXTERIOR

Poco o nada parecido a los anteriores Redmi Note, el Redmi Note 8 Pro es grande pero ergonómico. La curvatura de los lados es generosa para un agarre más fácil de lo que parece una vez lo sacas de la caja. Eso sí, también deciros que la parte trasera capta las huellas (al menos la versión negra que es la que tenemos) si bien no es nada dramático como sí lo es lo resbaladizo que se ha mostrado al vibrar o tocándolo sutilmente. Xiaomi siempre incluye funda en sus equipos pero en este caso se hace más necesario que en otros el ponérsela (por cierto, no sabemos el resto de colores pero la nuestra es negra).

Aún con ese tamaño, los botones están bien puestos para que no nos cueste pulsarlos y los hemos visto seguros, vamos, que no bailan como podría hacer pensar un precio como el del Redmi Note 8 Pro con todo lo que lleva.

El notch en forma de gota de agua, como en otros modelos, puede ocultarse por lo que los iconos de la barra de notificación bajan hasta situarse por debajo de la barra negra. Una utilidad relacionada con esto es que podemos usar la pantalla completa sin el notch en las aplicaciones que deseemos.

Y por último, la joya de la corona por fuera del Redmi Note 8 Pro, las cuatro cámaras que hacen bailar un poco al teléfono al sobresalir de su parte trasera. La mala noticia es que la funda es tan delgada que no llega a cubrir ese escalón del módulo que las contiene.

Por cierto, una sensación personal. Para nada se hace pesado pese a los 200 gramos que pesa. Buen trabajo de diseño de la marca asiática para un smartphone tan grande – bueno, como todossssss ahora 🙁

2) PANTALLA

Uno de los lugares donde Xiaomi ha recortado el precio ha sido en la pantalla del Redmi Note 8 Pro al hacerla LCD y no Amoled. No esperéis ver la fidelidad de los colores de este último tipo de pantallas pero subiendo el brillo bastante no tendremos problemas ni con los blancos ni con la visibilidad en casi ningún caso. El brillo, de hecho, llega a los 500 nits.

Tampoco estaremos exentos de tecnologías como el modo nocturno o el de lectura para relajar la vista así como el doble toque para despertar el dispositivo.

En resumen, una pantalla fullHD+ más que válida aunque poniéndola al lado de una Amoled perdemos algo de intensidad.

3) RENDIMIENTO

Llegamos a la madre del cordero. Xiaomi con su MIUI (adorado por unos y odiado por otros siempre ha presumido de transiciones rápidas dentro de un entorno bien optimizado. Queríamos ver qué pasaba con este nuevo procesador MediaTek Helio G90T que, posiblemente por costes, ha sido el elegido frente a los Qualcomm Snapdragon.

Y el resultado ha sido tan positivo como esperábamos. Nada de lags y rendimiento por encima del precio del dispositivo. No nos olvidemos que disponemos de 6 GB de RAM y hasta un modo Turbo para juegos. También decir que hemos activado el menú de Opciones de Desarrollador y acelerado las animaciones como solemos hacer en todos los equipos que recibimos. En cuanto a la temperatura, no somos especialmente de pegarnos todo el día jugando pero no hemos apreciado esa calentura que nos llegó vía rumores de China.

Eso sí, si no habéis tenido nunca un androide de la marca, preparaos para estar un buen rato configurándolo. Opciones, opciones y más opciones. Lo bueno es que se puede controlar casi cada apartado del dispositivo pero lleva su tiempo. Por el contrario, pasar los datos de otro terminal al Xiaomi Redmi Note 8 Pro ha sido muy sencillo.

Sabed también que el sistema operativo ocupa casi 13 GB de almacenamiento aunque contamos con ranura de microSD. Parte de ese espacio ocupado lo forman las varias aplicaciones que tenemos preinstaladas aunque algunas de ellas se eliminan fácilmente.

El Xiaomi Redmi Note 8 Pro cuenta con MIUI 10.4 basada en Android 9 y por supuesto, nos trae los botones clásicos de Android o los nuevos gestos made in Xiaomi a los que muchos ya nos hemos acosstumbrado hasta no recordar que en la parte inferior de la pantalla había 3 botones fijos.

Y por último aunque no menos importante… sí, por fin un Redmi con NFC. Bienvenido a los pagos móviles. Lógicamente lo hemos probado y ha funcionado. 

4) CÁMARAS

Nada más y nada menos que 4 cámaras para un gama media, para un Redmi Note que hasta hace nada era sinónimo de gama de entrada. 

La aplicación de cámara es la habitual de Xiaomi con el extra de poder obtener mediante menú fotografías de 64 MP porque, por defecto, utiliza un 4 píxeles en 1 por lo que las fotos resultantes son de 16 MP. Disponemos de filtros, modo nocturno, cámara lenta,… vamos, no echaremos de menos ninguna opción frente a su competencia.

Tenemos variedad de disparos. Desde el gran angular pasando por el modo retrato o el macro para objetos muy cercanos. Inteligencia artificial, dual flash, cámara lenta, filtros y modo Pro. Casi nada, ¿verdad? Pero… y nuestras impresiones…

Respecto a las fotos en general, quizá falta pulir un poco el postprocesado para aprovechar este nuevo sensor de 64 MP de Samsung. Hay resolución, hay buena calidad pero al oscurecerse el ambiente le cuesta un poco. Creemos que nada que no pueda solucionarse con actualizaciones de software y ahí tenemos que reconocer que Xiaomi se esmera.

El gran angular y el modo macro nos han dejado muy buen sabor de boca. El primero por cómo trata el problema principal de toda foto con ese ángulo, las esquinas, sin casi distorsión y el segundo por los detalles que es capaz de captar el Redmi Note 8 Pro.

Mención especial para el modo retrato tanto delantero como trasero que, aparte de contar con filtros para cambiar la iluminación, ofrecen la posibilidad de seleccionar el nivel de desenfoque en la vista previa antes de disparar.

En definitiva, varias y bien trabajadas posibilidades para no aburrirnos con las 4 cámaras de este terminal que, sin pensarlo, pasa a ser uno de los tops en fotografía de la gama media… y además con margen de mejora.

5) BATERÍA

Llevamos todo el día con el Redmi Note 8 Pro pero, evidentemente, no hemos podido realizar varios ciclos de carga. Sin embargo, como primeras observaciones, pensábamos que una capacidad de 4.500 mAh. nos daría un poco más

Sea por el tamaño de la pantalla o bien porque el procesador está menos optimizado que los Qualcomm Snapdragon, hablaríamos de unas duraciones similares a las del Redmi Note 7 que, dicho sea de paso, estaban más que bien.

¿Aguantará todo un día? Seguro. Son 4.500 mAh. Añadamos que no hemos usado las muchas opciones que Xiaomi nos ofrece en la configuración de la batería por lo que podremos sacar más de lo que hemos conseguido.

Quienes tengáis la batería como elemento primordial, ya sabéis, toca mirarse el Xiaomi Redmi Note 8 Pro.

7) DESBLOQUEO

En este caso tenemos un sensor de huellas físico en la parte trasera situado debajo de las cámaras y el reconocimiento facial de la cámara delantera.

Este último es básico pero funciona bien y es rápido aunque no tanto como el trasero y es que es poner el dedo y hecho. La fiabilidad también es muy alta poniendo el dedo en diferente posiciones aunque, como siempre os recomendamos, un buen truco es grabar una huella más de una vez.

PUNTOS POSITIVOS

PUNTOS A MEJORAR

CONCLUSIÓN

El Xiaomi Redmi Note 8 Pro, vaya nombrecito, apunta a luchar por el liderato en su segmento de precios. 4 buenas cámaras, una batería de 4.500 mAh. y un procesador que rinde incluso mejor que los de su más próxima competencia cuando lo forzamos (modo juego)

Para nosotros es ahora mismo el mejor modelo calidad/precio del mercado (y eso que no hablamos de su oferta de lanzamiento de la que os avisamos en su día) y una compra segura. Por descontado que no lo debemos comparar con gamas más altas porque no es su liga y quizá con el tiempo podemos ser más críticos pero tras un día de uso nos ha convencido

¿Qué os parece a vosotros? ¿Estaríais dispuestos a desembolsar lo que vale este Redmi Note 8 Pro tras lo explicado o preferiríais que Xiaomi volviera a los terminales por debajo de los 200 euros aunque perdieran o se rebajaran algunas especificaciones? Contadnos, contadnos…

GS28020

Gigaset GS280. Un diseño diferente con buena batería para la gama media

Gigaset, una marca que conocemos por sus teléfonos fijos o centralitas de trabajo, también produce smartphones como el que os traemos hoy después de haberlo usado durante unos días gentileza de su agencia en España. Su principal atractivo es su batería pero quizá pueda atraeros también por su diseño… ni revolucionario ni moderno sino, digamos, diferente a lo que marcan las tendencias actuales.

Empezando por el final, el Gigaset GS280 es un gama media con pros y contras bastante identificados dirigido a un público que busca un móvil robusto con muy buenas pantalla y autonomía pero poco exigente en temas de fotografía. No las teníamos todas con nosotros en cuanto al rendimiento pero nos ha satisfecho gracias a su capa de Android puro, eso sí, en su versión 8.1 y sin noticias de actualizaciones.

Hablamos de un dispositivo con una pantalla de 5’7 pulgadas, una batería de 5.000 mAh., desbloqueo facial y por lector de huellas, radio FM, jack de auriculares, doble SIM más una ranura para microSD y una construcción de calidad. Vamos, que el Gigaset GS280 llega bien servido salvo que, ojo a los habituados a los pagos móviles, no cuenta con NFC.

Pero comencemos, como siempre, citando sus especificaciones:

1) DISEÑO / ASPECTO EXTERIOR

Comenzábamos el artículo hablando de su diseño diferente a lo que vemos día tras día en estos últimos tiempos y es que el Gigaset GS280 es un móvil con marcos generosos, tal y como eran los teléfonos hace un par de años. Tampoco hablamos de iPhones 8 pero su diseño se aleja bastante de los todo pantalla.

Igualmente el GS280 es un dispositivo grueso si bien, gracias a sus laterales curvados y trasera metálica ofrece una muy buena ergonomía sin pesar demasiado. Y no, no hablamos de un smartphone rugerizado pero se siente muy robusto en las manos además de no marcarse excesivamente las huellas como ocurre en el 90 y muchos por cierto de los modelos presentados en este último año.

Buen tamaño aún con los marcos comentados, botones duros, pantalla 2,5D, jack de auriculares y USB tipo C para un móvil elegante y diferente respecto a su competencia.

La parte trasera se muestra muy limpia con una sola cámara, el flash y el lector de huellas con el cual podemos realizar otras acciones aparte de desbloquear el terminal como veremos más tarde.

En cuanto a la caja y aparte de los necesarios teléfono, cable, enchufe y manual se indica en el mismo que trae unos auriculares aunque en la unidad del Gigaset GS280 que nos han prestado no ha sido así por lo que no hemos podido evaluar su calidad.

Y hablando de auriculares, sabed que son  necesarios para usar la radio FM.

2) PANTALLA

Abordamos ahora una de las sorpresas positivas del Gigaset GS280 y es que las especificaciones no nos hacían prever que nos encontraríamos con una pantalla que se viera tan bien en cualquier situación y con un brillo automático bastante bien definido.

La hemos probado en interiores bajando el brillo casi al mínimo y en exteriores a pleno sol y la visualización ha sido más que correcta en todas las pruebas. Diríamos que incluso mejor que androides de gamas superiores principalmente cuando la luz solar era más potente y directa.

Añadamos funcionalidades como un Led de notificaciones, la luz nocturna o la llamada pantalla ambiente que hará que se encienda el smartphone cuando nos llegue cualquier notificación.

En definitiva, la pantalla nos ha parecido uno de los puntos fuertes del Gigaset GS280 por su calidad en cualquier entorno luminoso.

3) RENDIMIENTO

Un procesador Qualcomm es una garantía de buen funcionamiento pero también es cierto que por los más de 200 euros que cuesta el terminal hay opciones con mejor rendimiento sobre el papel que el GS280 y su Snapdragon 430.

No obstante, sea por su Android puro aunque no contemos con la última versión o por las 3GB de RAM, el GS280 se ha comportado muy aceptablemente. No hemos sufrido lags destacables aunque tanto en juegos mínimamente potentes como en el devenir usando aplicaciones corrientes hemos apreciado cierta desventaja frente a algunos competidores en precio como podrían ser los Xiaomi.

Una consecuencia de ese desfase en la versión de Android es que no gozaremos de la navegación por gestos por lo que dispondremos de los 3 botones clásicos.

Digamos que no es un móvil que destaca por su rendimiento aunque realmente puede con todo lo que justifica su clasificación dentro de la gama media actual.

Contrariamente también a la tendencia, no dispondremos de una aplicación de optimización del sistema. Sin duda, toda una apuesta por la Android experience.

Y por cierto, una lástima que se obvie el NFC contando con añadidos tan útiles como la Radio, el Jack de auriculares o la ranura para microSD.

4) CÁMARAS

Y llegamos a un apartado que marca diferencias modelo a modelo y en este caso no vamos a dejar muy bien al Gigaset GS280.

No trae malas cámaras pero en una época donde hasta la triple cámara trasera está llegando a la gama media, el contar con un sólo sensor delante y otro detrás nos deja faltos de versatilidad.

Junto a ello, la carencia de inteligencia artificial o un modo nocturno también dejan al GS280 lejos de los líderes en su segmento y es que, insistimos, aún haciendo buenas fotos en situaciones favorables, la sensación es de estar utilizando un móvil de hace 2 años en los que ha llovido mucho en el tema fotográfico.

Ya centrándonos en los resultados obtenidos, bastante correctos de día con buena iluminación, buenos de noche cuando hemos podido usar el flash pero flojos según empeoran las condiciones bien por falta o bien por exceso de luz donde echamos en falta mayores detalle y contraste respectivamente.

5) BATERÍA

Tener un móvil en las manos con 5.000 mAh. de batería es un lujo por mucha carga rápida o ultra rápida que quieran vendernos. En este caso, el Gigaset GS280 trae tanto una como otra cosa y se agradece aunque con alguna duda que os pasamos a desarrollar.

Y es que esperábamos un poco más de esa batería gigante más teniendo en cuenta el tamaño de la pantalla, su buen desempeño con el brillo bajo y Android Puro.

Sólo hemos tenido tiempo de realizar 2 cargas completas aunque el móvil ya venía con algunos ciclos cumplidos y hemos obtenido tiempos similares a modelos con más pantalla y algunos mAh. menos si bien, no nos engañemos, los resultados son más que satisfactorios y es que hay que hacer demasiado para no llegar al final del día con batería disponible.

En cuanto al tiempo de carga, son necesarias casi 2 horas y media para completar el 100%. Un buen tiempo para su rango de precio.

En definitiva, el Gigaset GS280 es un móvil que debéis tener en cuenta quienes prioricéis la batería sobre cualquier otro aspecto y no queráis gastar demasiado.

6) DESBLOQUEO

El GS280 nos obsequia tanto con un lector de huellas trasero como con el reconocimiento facial delantero. Sinceramente, ni el uno ni el otro son los más rápidos del mercado pero realizan bastante bien su función especialmente el lector anular aunque nos ha sorprendido cómo resuelve el facial el reconocimiento en entornos oscuros (se enciende la pantalla lo que facilita el acierto).

El sensor trasero nos ofrece además otras funcionalidades que os pasamos a enumerar:

  • Abrir la aplicación de la cámara.
  • Realizar una foto.
  • Contestar una llamada.
  • Desplazarse entre escritorios.

Respecto a la grabación de las huellas (hasta 5) y el rostro, es extremadamente rápida lo que nos incita a dudar de su fiabilidad en términos de seguridad especialmente el facial que, como todos sabréis, es suplantable por fotografía en la mayoría de modelos.

7) PUNTOS POSITIVOS

8) PUNTOS A MEJORAR

CONCLUSIÓN

Un Androide enfocado a quienes prioricéis la batería y la pantalla usando un sistema operativo limpio de banalidades que exprime un procesador justito convirtiéndolo en muy aceptable.

Íbamos a criticar el diseño pero sin ese grosor o esos bordes quizá no conseguiríamos la autonomía que obtenemos con el Gigaset GS280 o posiblemente no podría dirigirse a todo tipo de públicos ¿quién no conoce a alguna persona a quién no le van los todo pantalla?

Resumiendo ¿Creéis que el Gigaset GS280 tiene cabida en el mercado con su gran batería y a un precio de 200-250 euros? ¿Quizá podría ser una buena opción para niños y personas mayores? Somos todo oídos.

LGG8S0-min

LG G8s ThinQ, lo hemos probado

Hace ya unas semanas que el equipo de LG España nos presentó los LG V50 ThinQ y LG G8s ThinQ y que nos dieron el precio y fecha de salida de este último, el móvil que se maneja sin tocarlo.

Y en estas semanas lo hemos estado probando por lo que os vamos a contar qué nos ha parecido y si puede ser una buena opción de compra especialmente tras salir a un precio competitivo.

Empecemos, como siempre, por el resumen de especificaciones:

  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 855 (SDM855).
  • Pantalla: OLED 6.21″ FullHD+ (2248 X 1080).
  • Dimensiones: 155.3 x 76.6 x 7.9mm y 180 gramos de peso.
  • RAM: 6GB.
  • Almacenamiento: 128GB ampliable por microSD.
  • Cámaras traseras: Normal de 12MP + 13MP Ultra angular  + 12MP Telefoto.
  • Cámaras delanteras:  8MP +ToF.
  • Modo Retrato (foto y video) / HDR Foto /  Fotos 3D.
  • Sistema Operativo: Android 9.0 Pie.
  • Batería: 3.550 mAh. con carga rápida y carga inalámbrica
  • Resistencia y Durabilidad: IP68 y Certificación militar MIL-STD 810G.
  • Sonido: Sonido envolvente DTS:X 3D, altavoces estéreo, Meridian, jack de auriculares.
  • Desbloqueo por huella dactilar, cara, palma de la mano y Knock.
  • «Air Motion».

Sus bazas principales son el último procesador de Qualcomm, las 5 cámaras y el «Air Motion», vamos, la funcionalidad para usar algunas apps sin tocar el móvil, que más adelante veremos cómo funciona.

Añadir que en el Mobile World Congress conocimos el LG G8 mientras que esta versión añade una «s» al nombre para diferenciarse de aquella versión que es la que se vende en Estados Unidos. Las diferencias, a favor del modelo europeo y latinoamericano (el G8s) son una cámara trasera más y que trae altavoces estéreo tradicionales frente al situado bajo la pantalla del modelo «yanqui».

1) DISEÑO / ASPECTO EXTERIOR

El LG G8s ThinQ es un móvil ligeramente más pequeño que la mayoría de tops actuales. Influye su pantalla, que se queda en las 6,21 pulgadas pero lo cierto es que aún podría ser más contenido puesto que los bordes no son los más delgados que hemos visto.

Es ligero y muy agradable al tacto además de contar con laterales curvados lo que hace que el agarrarlo y que no se pueda resbalar sean temas muy conseguidos. Como extra, contamos con jack para auriculares y slot para tarjetas microSD.

Quizá, como pegas, el botón de encendido está demasiado arriba. Ya nos ocurría algo similar cuando probamos el LG V40 ThinQ pero en este caso aún es más extremo. El resto de los botones, sin embargo, están perfectamente colocados.

Esto último también es válido para el sensor de huellas, que aunque es trasero, está en una posición más que correcta aparte de funcionar muy bien.

En cuanto al notch, la ceja o como queráis llamarlo… es muy grande. Tiene su explicación porque LG ha incorporado todo lo incorporable en ella pero nos quedamos con la sensación de perder mucha pantalla. Sin duda es cuestión de valorar si preferimos todos los extras que nos posibilita este súper notch o bien más pantalla. Al fin y al cabo, los iPhoneros tienen uno muy similar…

Por último, la parte trasera es muy bonita con un cristal que al tacto parece plástico duro pero, al menos en el modelo que nos ha entregado LG, capta las huellas como pocos como podéis ver en la foto de arriba. Imposible llevar el LG G8s ThinQ limpio, toca comprar funda (ojo, que nos viene una de regalo en su caja)

2) PANTALLA

Hablar de la pantalla del LG G8s ThinQ es hablar principalmente de su notch con su altavoz y sus 2 cámaras. LG ha llamado cámara Z al ToF junto con otro sensor infrarrojo que nos sirve para el reconocimiento facial, el biométrico con la palma de la mano y para el AirMotion.

La pantalla se ve bien tanto en interiores como en exteriores aunque la hemos notado menos brillante al máximo que el LG G7 o los últimos Oppos que hemos analizado. Mención especial y no precisamente positiva merece el brillo automático puesto que peca de demasiado conservador.

Y es que, en ocasiones, hemos tenido que desplegar la barra de notificaciones para aumentarlo manualmente porque faltaba brillo para poder disfrutar de la pantalla. El brillo automático tiene margen de mejora.

Para finalizar con este apartado y sorprendentemente, LG ha vuelto al FullHD con este modelo, es decir, ha rebajado la resolución desde dispositivos anteriores. No obstante, pensamos que con una pantalla como la que tiene el LG G8s ThinQ y en pos de la autonomía, nos parece una decisión acertada.

Por lo demás, muchísimas opciones para calibrar la pantalla, añadir modos lectura, vídeo HDR, modificación de fuentes, Always-On,… Vamos, que si hablamos de personalización, la marca coreana no se está de nada.

3) RENDIMIENTO

Como era de esperar, no hemos encontrado peros a la hora de ejecutar aplicaciones o movernos por la interfaz aunque la capa de LG no sea de la más productiva (vale, eso es cuestión de opiniones) con tanta pestaña y opciones en los Ajustes.

Precisamente, ha sido en los Ajustes donde hemos notado algún Lag que corrobora esa falta de optimización de la capa. Nada preocupante pero nos encontramos con otro punto cara a buscar la excelencia.

De la misma forma, el LG G8s ThinQ nos llega con bloatware que, aunque no es mucho, no añade demasiado a la experiencia de un Android actual. La aplicación de correo, SmartThinQ, Tareas, Calendario,… tienen alternativas más que válidas en Google o a través de terceros en la Google Play Store por lo que no deberíamos deshabilitarlas sino elegir si tenerlas de serie o no.

Añadir que LG trae un Lanzador de Juegos para mejorar su rendimiento y una utilidad llamada Smart Doctor para optimizar todo el sistema (memoria RAM, archivos innecesarios, ahorro de energía, procesos en ejecución, etc…) con la que no hemos obtenido grandes progresos en parte debido a la potencia de serie que ya trae el LG G8s ThinQ.

También podremos mantener los botones clásicos de Android o habilitar los gestos de Google. Ufff, Google, mejora esto, por favor.

4) CÁMARAS

Las 5 cámaras del LG G8s ThinQ son una de sus principales bazas para posicionarse en la gama alta y más con un buen precio. No cabe duda que a nivel de opciones, la aplicación de cámara nos ha encantado.

Podemos hacer casi de todo, jugar durante horas con los ajustes y con multitud de posibilidades hasta conseguir fotos realmente muy logradas. Mantenemos la posibilidad de una instantánea con el resultado de la misma foto en las distintas cámaras, el modo nocturno (Vista Nocturna), pantalla completa, Google Lens de serie o la opción para aprovechar el modo retrato cambiando el fondo de las fotografías (modo Estudio). En definitiva, una de las interfaces más completas y además rápida para cambiar entre cámaras u opciones.

En cuanto al resultado, el nivel del LG G8s ThinQ nos ha parecido más que correcto de día en sus 3 modos traseros y usando las delanteras. Al caer la noche sí hemos apreciado tonos de acuarela y dificultad en los detalles especialmente usando el modo retrato. No hablamos de fallos importantes pero los anocheceres no acaban de sentar bien al software de LG en este androide si nos ponemos quisquillosos.

El Gran Angular es muy cómodo de usar aunque se pierden detalles mientras el Telefoto trabaja a la perfección. La gran ventaja vuelve a ser la aplicación de cámara mediante la cual el cambio entre objetivos es instantáneo.

Los problemillas comentados sirven tanto para las lentes traseras como para las delanteras.

En cuanto al modo retrato, más de lo mismo, ambos lados funcionan de manera prácticamente idéntica pero en este caso bastante bien. Los recortes son precisos y algo que nos ha gustado mucho es poder ajustar el desenfoque incluso antes de disparar.

En definitiva, no estamos ante la mejor fotografía con problemas de luz pero jugando con las opciones y su modo manual podremos conseguir instantáneas muy buenas y sobre todo, originales por todo lo que nos ofrece el software. Pensad que estamos comparando al LG G8s ThinQ con los modelos estrella de las demás marcas de ahí nuestra exigencia.

5) SONIDO

Sonido estéreo de buena calidad salvo que tengamos la costumbre de usar el volumen al máximo junto a una muy completa apuesta por los auriculares. En definitiva, hay dispositivos más punteros en sonido pero el LG G8s ThinQ está entre los mejores especialmente si sois de utilizar auriculares.

6) BATERÍA

Como todo LG, tras aquél mítico LG G2, teníamos el miedo de cómo se comportaría en este aspecto el teléfono que tenemos entre manos. Pero… vamos a otorgarle otro punto positivo, no por el desempeño de la capa UX que es bastante derrochadora sino por la capacidad de la batería. 

Un móvil estrecho, fácil de agarrar y con 3.550 mAh. que dan para acabar el día sin problemas. No creemos que veáis al LG G8s ThinQ entre los líderes por duración de batería ni lo recomendaríamos para fanáticos del consumo pero se queda en la parte medio-alta y lo más importante, ha dado un gran paso sobre sus precursores. 

Además, tenemos opciones para prolongar la duración si fuera el caso por lo que LG ha conseguido con este modelo quitarnos el miedo a quedarnos sin batería.

7) DESBLOQUEO

Ya os hablábamos anteriormente del gran notch en pantalla del LG G8s ThinQ provocado por la cantidad de elementos que se le habían introducido. Pues entre ellos tenemos el reconocimiento facial y el de la palma de la mano. El respectivo a las huellas dactilares lo tenemos detrás.

En cuanto a su funcionamiento, el facial, a pesar de usar la cámara ToF (más seguro que la mayoría de los existentes en la competencia) funciona realmente bien y es rápido. Quizá algo menos que el sensor trasero de huellas pero incluso en ambientes oscuros ha reaccionado rápido y bien. Por cierto, también desbloquea con la pantalla apagada.

El trasero, lo dicho. Tan eficiente como en los demás dispositivos móviles de la marca. Muy rápido y con una precisión altísima.

Y el revolucionario método de desbloqueo con la palma de la mano… ejem, ejem. No es rápido ni acierta siempre. Parece más una versión beta que una funcionalidad acabada. Es curioso para enseñar a conocidos pero posiblemente lo desactivaréis el segundo día de tener el LG G8s ThinQ.

En otro orden de cosas, también tenemos el Knock Code de toda la vida para desbloquear según un patrón basado en dividir la pantalla en 4 cuartos. Seguridad y varias opciones ante todo.

8) AIR MOTION

Y hablando de funciones para presumir de nuestro nuevo LG G8 ThinQ, el poder usarlo sin tocarlo… pero con muchas limitaciones si bien nos ha sorprendido su evolución desde que lo probamos por primera vez a finales de Febrero en el Mobile World Congress de Barcelona. Ahora sí que funciona bien pero… ¿es realmente útil?

De hecho, es una pregunta muy subjetiva porque para algunos el Air Motion sólo será algo para enseñar una vez mientras que para otros puede convertirse en una opción práctica en ciertas situaciones.

El sistema consiste en acercar la palma de la mano al notch donde aparecerá una barra de colores y cerrar la mano como si quisiéramos coger algo. Si el reconocimiento ha sido correcto, nos aparecerá un círculo con 2 aplicaciones que podemos elegir a izquierda y derecha. Lo siguiente será mover la mano hacia un lado un otro para elegir aplicación, darle al Play/Pausa/Stop, subir el volumen,… y poco más.

No cabe duda que ha mejorado y que utilizar 2 aplicaciones, principalmente de música o contestar una llamada funciona bastante bien pero el proceso de reconocimiento es lento y los movimientos requieren de cierta práctica.

No tenemos claro que el sistema supere a Google Assistant en esos casos en los que no podemos tocar el terminal (conduciendo, en la cocina con las manos manchadas,…) pero es una opción más y es que, como hemos ido repitiendo durante todo el post, LG siempre nos da varias opciones para hacer cualquier acción.

PUNTOS POSITIVOS

PUNTOS A MEJORAR

CONCLUSIÓN

Nueva apuesta de LG a un precio bastante asequible (precio recomendado: 699 euros) para lo que es un móvil con 5 cámaras e innovación en estado puro. Es el smartphone que se controla sin tocarlo pero quizá deberíamos decir que es el primero de una serie que lo intenta y que queda mucho camino por delante.

No creemos que el Air Motion vaya a ser lo más utilizado para quienes se hagan con el LG G8s ThinQ aún ser su característica estrella pero tampoco cabe duda de que estamos ante un terminal elegante, ligero, ergonómico y con el que no echaremos en falta nada de otros modelos.

Muchas opciones dentro de un rendimiento correcto con el último procesador, 6 GB de RAM y 5 cámaras que se comportan más que bien. 

LG ha conseguido subir sus ventas un 23% gracias al gama media Q60 y ha aumentado batería y llenado de posibilidades sus V50 ThinQ y este LG G8s ThinQ. ¿Estaremos asistiendo a un resurgir? ¿Creéis que debemos girar nuestra cabeza hacia LG por cómo están haciendo las cosas últimamente? Opiniones, opiniones…

 

LGV400-min

LG V40 ThinQ, un gama alta venido del pasado

Hace pocos días se presentó el LG V50 ThinQ con, entre otras bondades, el 5G por bandera aparte de una segunda pantalla anexada cuya utilidad aún está por ver. Trae lo último en hardware y ni que decir que su rendimiento está en lo máximo que podemos esperar pero, evidentemente, también su precio.

Así que, pensando en ahorrar unos euros, hemos estado probando unas semanas el anterior modelo de la serie, el LG V40 ThinQ y hoy os vamos a contar nuestras impresiones. Hablamos de un terminal que tiene ya unos meses y que no cuenta con el último procesador pero… realmente no hemos echado nada en falta con él.

Empecemos por las especificaciones del LG V40 ThinQ:

Como observaréis, aparte del procesador top del año pasado, el resto de características pueden competir de tú a tú con cualquier otro Androide que se precie destacando el apartado multimedia y lógicamente, las 5 cámaras que posee el «angelito».

1) DISEÑO / ASPECTO EXTERIOR

En una época donde los móviles están repletos de huellas salvo que los llevemos enfundados, el LG V40 ThinQ es un oasis. Muy buen agarre aunque es un dispositivo grande debido a su pantalla de 6,40 pulgadas pero suficientemente fácil de coger gracias a su delgadez. Es elegante, el notch no es tan grande como en los de la serie G aunque hoy en día ya parece algo anticuado en ese punto y su parte trasera es un punto de aparte.

Y es que el LG V40 ThinQ tiene la trasera de cristal pero en cierto modo esmerilado, como si fuera metálico y aparte de sentarle muy bien (como veis nuestro modelo es azul) provoca que las huellas prácticamente no se queden marcadas.

Comentaros que el lector de huellas lo tiene detrás, bajo sus cámaras principales y que nos llega con jack de auriculares y un botón físico dedicado a Google Assistant. Precisamente, hablando de botones, quizá el Power está un poco alto para quién pueda tener manos pequeñas.

2) PANTALLA

La pantalla del LG V40 ThinQ es OLED (por fin la marca deja sus experimentos con LCDs) y se ve realmente muy bien tanto en interiores como en exteriores.

Y ayuda su personalización puesto que desde su tonalidad de color, sus ajustes con la forma del notch, la posibilidad de activar el HDR para el vídeo, alterar las fuentes o la resolución, modo lectura, always-on, etc… adn para disfrutar del Androide que tenemos entre manos.

Eso sí, por muchas opciones que tengamos no podríamos estar encantados si no funcionara bien el brillo, automático o manual y sí, hacía mucho tiempo que no teníamos un móvil donde el modo auto funcionara tan bien.

Añadamos que el táctil es una gozada. Es preciso y fiable. Ni nos ha hecho falta pulsar la pantalla ni hemos sufrido ningún toque fantasma. Un punto más a favor junto con el funcionamiento de los gestos.

Y aquí sí pondríamos un pequeño pero pero no a LG sino a Google puesto que aunque el LG V40 ThinQ nos llega con los botones clásicos podemos hacerlos desaparecer en favor de los gestos y seguimos creyendo que a día de hoy hay marcas que han solucionado mejor este tema que la gran G. Vamos, que un sistema de gestos a lo Xiaomi o OnePlus sería una delicia en este V40.

3) RENDIMIENTO

A nivel de rendimiento y aún repitiendo que incluye el Snapdragon 845 de 2018 no hemos observado problema alguno. Cuesta realmente justificar el salto de procesador a nivel de rendimiento.

Quizá la capa de LG, principalmente si hablamos de ajustes, es lo único que se nos hace algo pesado por la cantidad de opciones disponibles lo que suele llevarnos a realizar más pulsaciones de las que deberíamos o unas animaciones no tan logradas como en otras marcas.

Por cierto, contamos con un apartado de optimización llamado Smart Doctor con el que tampoco es que hayamos apreciado diferencias usándolo o sin usarlo.

Pero descuidad que podréis con todo. No cabe la menor duda que las 6 GB de RAM son un acierto para que el LG V40 ThinQ se comporte como todo un gama alta.

4) CÁMARAS

Mención especial para las 5 cámaras que nos proporciona el aparatito. Flexibilidad y versatilidad al poder aunque nos hemos quedado con la sensación, dentro de unos resultados fotográficos a gran nivel, de que podríamos conseguir más.

La App de cámara es de las más completas que hemos visto. Su modo manual es muy completo y nos ha proporcionado muy buenas instantáneas. Tenemos imagen pre y post disparo, vídeo HDR, efectos de iluminación en retratos (a lo iPhone u Oppo), modo retrato, inteligencia artificial como buen ThinQ, gran angular, selfies grupales, cambio rápido entre las cámaras o hasta la posibilidad de mediante una sola pulsación, obtener una foto con los 3 disparos posibles de los lentos traseros.

Muchas opciones con las que hemos obtenido muy buenas fotografías aunque como tope de gama y siendo un poco quisquillosos, quizá esperábamos un poco más en ambientes con poca luz (especialmente en cuanto al desenfoque).

Durante nuestras pruebas hemos podido actualizar de Android 8.1 Óreo a 9 Pie aunque no hemos notado mejoría a nivel de resultados en esas fotos nocturnas de las que os hablábamos.

5) SONIDO

Y vamos con otra de sus bondades a destacar y es que el LG V40 ThinQ lo tiene todo para los amantes del sonido.

DTS X 3D, Hi-Fi Quad DAC de 32 bits, filtros de sonido, ecualizador y hasta 5 preselecciones que junto con los altavoces BoomBox sitúan a este modelo como uno de los mejores del mercado en cuanto a sonido.

6) BATERÍA

Tener una pantalla grande y características orientadas principalmente a la multimedia ya denota que vamos a utilizar mucho el móvil y aquí los 3.000 mAh. se quedan un poco cortos.

Además, fiel a modelos anteriores, LG no tiene a día de hoy una de las interfaces más ahorrativas en cuanto a consumo energético. Tenemos carga rápida pero nos falta un poquito más de batería para poder pasar del día sin agobios. Resumiendo, el LG V40 ThinQ no es el móvil para quiénes tengan a la batería como uno de los factores de compra.

Delgadez o productividad. En este caso, LG ha optado por la estética si bien tampoco es un drama puesto que la mayoría de personas cargamos nuestro smartphone cada noche.

7) DESBLOQUEO

LG siempre ha presumido de darnos libertad para usar varios métodos de desbloqueo en sus terminales. El V40 ThinQ no es una excepción.

Disponemos del desbloqueo facial, del Knock y de un lector de huellas trasero. Por nuestra experiencia en estas semanas, algo lento el primero,  correcto el segundo y muy rápido y fiable el tercero aún estando en la parte posterior.

Ya nos contaréis si coincidís con nosotros cuando lo probéis.

PUNTOS POSITIVOS

PUNTOS A MEJORAR

CONCLUSIÓN

El LG V40 ThinQ no es un modelo barato sobre todo teniendo en cuenta que nos llega con un procesador del año pasado (aunque fue el tope de gama en su momento) pero aúna un diseño original que sienta muy bien en la mano por su ergonomía y porqué no decirlo, porque no se marcan las huellas como en casi todos los modelos lanzados este año junto a un rendimiento más que aceptable destacando principalmente en cámaras y apartado multimedia.

No podremos disfrutar del 5G ni de un todo pantalla por su notch pero quienes tengáis especial predilección por el apartado fotográfico o por el binomio pantalla/sonido deberíais tener el LG V40 ThinQ como posible teléfono de compra ahora que ha salido su sucesor y por lo tanto, se está comenzando a encontrar a un precio interesante teniendo en cuenta todo lo que aporta.

¿Sois más partidarios de un gama media actual o de un gama alta con elementos de hace un año a igual precio? Sinceramente, el 5G aún queda lejos para mucha gente por lo que hacerse con un LG V40 ThinQ ahorrando unos euros puede no ser una mala idea. ¿Opiniones?

opporeno0-removebg-preview

Oppo Reno. Muchos detalles de premium en un ¿gama media?

Hoy os traemos un modelo muy vistoso de Oppo y es que la marca china puede que tenga que mejorar algún aspecto de sus teléfonos pero en cuestión de diseño lo está haciendo muy bien desde hace tiempo. El Oppo Reno forma parte de una familia capitaneada por un modelo con un zoom 10X aunque éste del que os hablaremos nos ha demostrado el paso adelante en cuestión de cámaras que ha dado la marca.

Para empezar, la cámara delantera sobresale mediante un mecanismo motorizado en forma de aleta de tiburón. Nos ha parecido un sistema mucho más efectivo que otros probados anteriormente a la hora de no acumular suciedad. Oppo, una vez más, diferenciándose de la competencia.

Lector de huellas bajo la pantalla, una batería más que prometedora, jack de auriculares y un Color OS que ha mejorado mucho respecto de versiones anteriores.

Pero empecemos, como siempre, por sus especificaciones:

1) DISEÑO / ASPECTO EXTERIOR

Hacía mucho tiempo que no veíamos una caja tan espaciosa como la del Oppo Reno que nos llega con una funda para el dispositivo (con el lado superior abierto, lógicamente) entre los habituales accesorios. Destacar la sensación premium que nos ofrece el terminal a primera vista en conjunto con el resto de la caja. Punto para Oppo en este unboxing.

Pasamos al terminal, elegante, muy ergonómico, todo pantalla por delante y con una trasera donde salta a la vista un detalle mayor: las cámaras no sobresalen del cuerpo. Es una opinión personal pero estamos ante uno de los smartphones que mejor sienta en la mano y eso que estamos hablando de una pantalla de 6,40 pulgadas.

Es más, estamos a la espera de recibir a su hermano mayor, el Oppo Reno 10X con una pantalla y un tamaño mayores para comprobar si nos adaptamos igual de bien a él.

La contra, como en casi todos los modelos actuales, son las huellas que se marcan con suma facilidad aunque el modelo negro que es con el que hemos trabajado estos días las disimula bastante más que el azul que también hemos podido tocar.

Recordaros en este punto que el Oppo Reno viene con su funda incluida de serie. Es dura, se adapta perfectamente al terminal y no lo engorda excesivamente.

Para finalizar con este apartado, contamos con jack de auriculares, conector USB Tipo-C, doble Nano SIM y NFC, algo de lo que carecían los primeros Oppo cuando aterrizaron en España. Error que, por suerte, a día de hoy está subsanado. 

2) PANTALLA

El Oppo Reno impresiona como cualquier móvil todo pantalla (93’1% de relación pantalla/terminal). Es plana a diferencia del Oppo Find X, por ejemplo, Amoled y cuenta con unos bordes mínimos y unos colores muy vivos al más puro estilo iOS de Apple (en el que digamos, se ha inspirado siempre Color OS «ligeramente»).

Desde los ajustes podemos dar más calidez o más frialdad al panel pero el modo predeterminado ofrece una buena experiencia. El brillo también es adecuado tanto para interiores como para exteriores aunque dejándolo como automático nos hemos encontrado con alguna respuesta más lenta de la esperada en ciertos momentos y sin seguir un claro patrón.

La pantalla es de 6,40 pulgadas y no está alterada por ningún notch ni agujero puesto que la cámara delantera, como explicaremos más adelante, aparece en modo «aleta de tiburón» por el extremo superior del Oppo Reno.

Color OS aporta extras como la posibilidad de mostrar un reloj con la pantalla apagada entre horas predeterminadas, un modo nocturno para que descansemos la vista, una panel lateral con el clima, los próximos eventos, contactos y aplicaciones más utilizadas o la opción de poder añadir un cajón de aplicaciones al más puro estilo Android puro. Los iconos, además, pueden cambiarse gracias a una app de temas que viene con el teléfono y hay bastante variedad.

3) RENDIMIENTO

El Qualcomm Snapdragon 710 es un procesador de gama media y como tal, no desmerece en el uso diario y en las tareas más habituales pero… ¡atención jugones! Sí que se nos ha quedado algo corto a la hora de jugar a determinados títulos bien porque no se renderizaban todos los elementos de la pantalla o por alguna ligera ralentización (los famosos lags) aunque para nada se trata de un tema preocupante. Somos quisquillosos.

Quizá, eso sí, si sois de jugar a la máxima potencia podríais orientaros hacia el Oppo Reno 10X en el que, aparte de ganar cámara y tamaño de pantalla, os encontraréis con el Snapdragon más potente hasta la fecha.

Más allá de ese inconveniente en títulos muy exigentes, Color OS está muy bien optimizado y en las tareas rutinarias no observaréis ningún retraso ni echaréis de menos el rendimiento de modelos mucho más caros. No olvidemos que disponemos de 6 GB de RAM.

Además, cabe destacar las muchas ayudas que nos ofrece el sistema como la navegación por gestos (muy, muy, muy completa y personalizable), el poder despertar el teléfono con un doble toque junto a un montón de gestos con la pantalla apagada, una barra lateral con la cámara y otros accesos directos que deseemos incorporar, control de permisos por aplicación, protección de la información personal, apps duplicadas, espacio para optimización de juegos, pantalla dividida,… 

En definitiva, un sistema muy fluido con muchas utilidades «útiles» con especial énfasis en la seguridad y la privacidad. La parte negativa es lo mucho que el sistema operativo se aleja de Android puro por lo que deberemos familiarizarnos con sus menús.

Y por fin este nuevo Color OS permite gestionar las notificaciones como en cualquier otro Android y no tener que realizar acciones antinaturales como en versiones anteriores.

4) CÁMARAS

La serie Reno ha supuesto un salto de calidad en este tema aunque la marca lleva ya tiempo teniéndolo como uno de sus principales baluartes. 

Sólo tenemos un zoom 2X pero la calidad de las instantáneas principalmente en lo que a detalle se refiere es muy alta. Casi diríamos que más cercana a los topes de gama que a los que conforman su competencia .

El HDR activado de serie junto al procesado de la Inteligencia Artificial nos muestran colores muy vivos, quizá demasiado en alguna situación, y un nivel de detalle a destacar. Sin duda los 48 MP hacen su trabajo.

Eso sí, nos diréis que de día todos los móviles hacen buenas fotos pero ¿y cuando empieza a escasear la luz? Pues de nuevo el Oppo Reno se ha comportado más que bien, por encima de lo que llamamos gama media sobre todo utilizando su modo noche (lo que se corresponde con «Paisaje nocturno» en el menú de la app de cámara).

También disponemos de Inteligencia Artificial que podemos desactivar para configurar casi cualquier parámetro de la cámara así como un modo belleza bien trabajado, es decir, menos radical que otros principalmente de marcas chinas también muy populares.

Comentaros que el flash no está en la parte posterior del terminal sino en la aleta de tiburón por lo que ésta aparecerá cuando uséis el reconocimiento facial, utilicéis la cámara delantera o necesitéis el flash para las traseras.

En cuanto a la cámara delantera, más de lo mismo. Una muy buena exposición de día y unos resultados más que aceptables de noche. Diríamos incluso que hemos obtenido colores más realistas que con las cámaras principales.

Muy bien por el día, bastante bien por la noche, Google Lens activado, un modo experto para quienes quieran experimentar… Sólo nos queda el modo retrato.

Y aquí es donde pondríamos el pero puesto que, si bien el tono de color nos parece muy vistoso, el recorte nos ha quedado sucio en bastantes ocasiones y no sólo con el pelo que suele ser lo más difícil de ajustar en este modo. 

La buena noticia es que la cámara delantera nos ha dado mejores resultados en este punto y que además nos ofrece añadidos como el poder estrechar la cara, la nariz, aumentar los ojos,… vamos, que luego no os reconocerán por la calle.

Para finalizar, hemos utilizado el vídeo y el Oppo Reno se ha comportado muy decentemente aunque la estabilización tiene margen de mejora.

5) BATERÍA

3.765 mAh. y un procesador como el que tiene el Oppo Reno apuntan maneras sobre el papel y la realidad es que… sí, estamos ante uno de los mejores exponentes para los amantes de las baterías duraderas. 

El consumo en reposo es excepcionalmente bajo y usando la pantalla con un brillo adecuado podemos llegar a los 2 días perfectamente cuando otros modelos tendrán serios problemas. Recordemos, ¡6’40 pulgadas!

La combinación de hardware es todo un acierto en este Oppo Reno. Posiblemente ayude también la gestión calorífica del terminal porque no hemos conseguido que se caliente en ningún momento. 

Lamentablemente, en Color OS los menús de batería no tienen nada que ver con los propios de Android faltándonos las horas de pantalla por lo que no podemos daros esas cifras. Aún así, estamos ante una de las virtudes más claras del Oppo Reno.

En cuanto a la carga rápida, fiel a la tecnología VOOC de la marca, bastan poco menos de hora y media para cargar completamente el terminal y unos 20 minutos para tener energía para todo un día. 

6) DESBLOQUEO

Mención especial para el lector de huellas en pantalla porque ha sido el más rápido que hemos probado hasta ahora. Es inmediato y el índice de reconocimiento también se ha mostrado muy preciso incluso grabando una única huella. Ha sido una muy agradable sorpresa.

Respecto al facial, los 0’8 segundos que tarda en abrirse la «aleta de tiburón» son un buen tiempo pero… no está entre los más rápidos del mercado. 

Sea uno u otro, ambos son rápidos y funcionan bastante bien. Le añadimos la opción de usar gestos con la pantalla apagada y nos quedamos con lo completo que es este Oppo Reno.

7) PUNTOS POSITIVOS

8) PUNTOS A MEJORAR

CONCLUSIÓN

Un diseño premium, buen rendimiento, todo pantalla, cámaras por encima de su supuesto status y con un sistema deslizante que nos ha convencido más que los ahora existentes y una batería que no se acaba. Nos ha gustado mucho probar ese Oppo Reno que, por otro lado, nos ha aumentado las ganas de probar a su hermano mayor aunque no será tan fácil que nos convenza teniendo en cuenta la diferencia de precio.

Por entre 400 y 500 euros es un modelo muy a tener en cuenta siempre que estemos dispuestos a renunciar a una experiencia Android pura y a modas como el gran angular o el telefoto.

¿Qué pegas le veis vosotros al Oppo Reno? ¿Alguno lo ha metido en su lista de la compra viendo todo lo que da y lo premium que a ojos de los demás se ve?