oneplus80

OnePlus 8, nuestro análisis

¿Compartes?

Hemos tenido durante 15 días, por cortesía de la marca, uno de los móviles más interesantes del momento. Lo hemos usado como nuestro smartphone principal y vamos a ver qué nos ha parecido y si realmente la subida de precios con respecto a la anterior generación se nota.

Y es que, para empezar, el OnePlus 8 es un OnePlus. Suena a anuncio pero eso significa que tenemos aseguradas la velocidad y fluidez del dispositivo, un sistema operativo envidiable y algunos extras que harán que nuestra experiencia de usuario esté al nivel o cerca de otros modelos más caros.

El OnePlus 8 se puede conseguir desde su página oficial desde 649 euros aunque nuestro modelo, color Glacial Green, trae 12 GB de RAM lo cual acrecienta aún más su potencia bruta. No obstante, el OnePlus 8 se puede conseguir más barato en otros distribuidores si estáis atentos a las ofertas puntuales que se encuentran por internet que aún lo hace más apetecible.

Como punto de partida hablamos de un terminal con un procesador Qualcomm Snapdragon 865, pantalla Fluid Amoled de 6’55 pulgadas con una tasa de refresco de 90 Hz., triple cámara trasera, doble altavoz y tecnología 5G.

Empecemos con las especificaciones comos es habitual en nuestras reviews:

ONEPLUS 8
Procesador Qualcom Snapdragon 865.
GPU Adreno 650.
RAM 8 / 12 GB LPDDR4.
Almacenamiento 128 / 256 GB UFS 3.0.
Pantalla 6’55 pulgadas Fluid Amoled curvada FullHD+ (2.400 x 1.080 px.) con relación 20:9, una tasa de refresco de 90 Hhz., HDR10+ y protección Corning Gorilla Glass 5.
Dimensiones 160,2 x 72,9 x 8 mm. y un peso de 180 gramos.
Cámaras traseras • 48 MP f/1,75 OIS+EIS.
• 16 MP f/2,2 Ultra gran angular 116º.
• 2 MP f/2,4 sensor macro.
Cámara delantera • 16 MP, f/2,45 EIS.
Batería 4,300 mAh. con carga rápida Warp Charge 30T.
Conectividad 5G, Wifi 6, Bluetooth 5.1, GPS de doble banda, NFC, USB Tipo-C y doble SIM.
Desbloqueo Lector de huellas bajo la pantalla y Reconocimiento facial.
Sonido Altavoces estéreo con Dolby Atmos.
Sistema operativo OxygenOS 10.5 basado en Android 10.
Colores Onyx Black, Glacial Green, Interstellar Glow.

1) DISEÑO / ASPECTO EXTERIOR

Lo primero que llama la atención al agarrar el OnePlus 8 es su ergonomía. Los laterales curvados por delante y por detrás hacen que se sienta delgado y ligero en la mano. No parece que pese 180 gramos.

Los botones laterales son sólidos, no bailan y tienen el mismo color que la carcasa (en nuestro caso Verde Glacial) y como en anteriores ocasiones tenemos el encendido y el útil Alert Slider en el lado derecho quedando únicamente el botón de volumen en el izquierdo.

La pantalla es curva como algunos detractores ya sabréis. No obstante, no hemos visto toques fantasmas al coger el móvil salvo en alguna muy rara ocasión. El software está bien calibrado para evitarlos aunque, lógicamente, aparecerán los extremos sombreados a la hora de visualizar vídeos o fotografías.

Aún así, a nivel de diseño pensamos que es uno de los móviles más bonitos que se pueden comprar (opinión personal, sí) y lo de la cámara en el pequeño agujero en la esquina superior izquierda del panel nos parece una muy buena elección.

La parte trasera es mate lo cual favorece que no se queden las huellas  marcadas. El módulo de las cámaras, alargado, se ha dispuesto en el centro y sobresale poco para lo que estamos acostumbrados a ver. En definitiva, si dejamos el OnePlus 8 sobre una mesa se muestra muy estable, vamos, que no balancea.

Tampoco es especialmente resbaladizo aunque quizá por esa sensación que aporta de ligereza no es conveniente fiarse. De todos modos, contamos con una funda transparente de serie en la caja por si queremos llevarlo más protegido.

2) PANTALLA

Uno de los puntos fuertes y a su vez, de los más temidos por los problemas de las pantallas OLED al mirarlas desde diferentes ángulos. En nuestro caso no hemos detectado ningún indicio que nos haga dudar de la calidad del panel. Es fluida, se complementa muy bien con el software y el agujero de la cámara apenas molesta.

El OnePlus 8 monta un panel FullHD+ y aunque desde los ajustes sólo permite cambiar entre 60 y 90 Herzios, gestiona automáticamente la tasa de refresco de forma adaptativa, es decir, según se necesite.

El resultado es, en definitiva, que no hemos observado lags y con la ayuda de OxygenOS, el OnePlus 8 es muy rápido. Eso sí, en cuanto a esa adaptabilidad que os comentábamos, en varios momentos y principalmente jugando nos ha dejado con la duda de cuál se estaba aplicando.

A nivel de brillo el comportamiento del OnePlus 8 es muy bueno y no hemos tenido que variarlo manualmente porque el automático siempre ha acertado con la situación. Contamos además con una funcionalidad para que se encienda la pantalla en el caso de que necesitemos usar el desbloqueo facial y no haya luz suficiente.

Por lo demás, los ajustes vienen cargados de alternativas para dejar la pantalla a nuestro gusto. Podemos calibrar la pantalla con parámetros variados o prefijados, ocultar el agujero de la cámara con una barra superior (lo cual crea asimetría y no nos ha gustado nada) y activar los modos nocturno y de lectura.

También disponemos de una pantalla ambiente que nos muestra el reloj y las notificaciones aunque sólo la visualizaremos cuando levantemos el teléfono o pulsemos en la pantalla con uno o dos toques y por último, se nos ofrece la posibilidad de que se iluminen intermitentemente los laterales de la pantalla al recibir cualquier nueva notificación.

En resumen, una muy buena pantalla en cualquier situación con el brillo automático funcionando perfectamente y con ajustes que nos permitirán dejarla a nuestro gusto.

3) RENDIMIENTO

El procesador más potente del mercado (sin contar la versión plus) con 12 GB. de RAM, una memoria de almacenaje con un sistema UFS 3.0 y un sistema operativo que se mantiene en la cúspide de la fluidez año tras año consiguen que este apartado sea, quizá, el más claro de la review.

No hemos observado ralentizaciones ni calentamiento por mucho que hemos intentado forzar el dispositivo a base de abrir todo tipo de apps. Eso sí, comentaros que, pese a lo bien que se mueve el sistema, lo hemos acelerado  modificando el valor de las transiciones desde las Opciones de Desarrolladores en la pestaña Sistema y pocos smartphones hoy en día pueden resultar tan satisfactorios con el resultado.

Además, OxygenOS viene bastante limpio. Sólo una herramienta para importar datos, otra para acceder a la comunidad de la marca y alguna red social que podemos desinstalar por lo que frente al problema de otras marcas con funcionalidades duplicadas, aquí tendremos el bendito de tener que buscar apps en la Google Play Store.

Si queréis un móvil con la fluidez y la potencia por bandera, el OnePlus 8 es una magnífica elección.

4) CÁMARAS

Las cámaras de los OnePlus cada vez son mejores. A nivel de resultados nos parecen cada vez más cercanas a los buques insignia de las marcas más reconocidas pero, por otro lado, en este OnePlus echamos en falta algún apartado.

Conste decir antes de nada que por 700 euros no podemos esperar lo que nos presenta un smartphone de 1.000 pero empezando por el sensor más modesto, el de 2 MP, no le vemos mucha utilidad al modo macro y lo que es peor, nos quedamos sin un teleobjetivo.

En cuanto a sus otras dos cámaras, muy buen rendimiento en la principal y más que aceptable en la ultra angular si bien esta última sufre bastante cuando cae la noche o las condiciones se vuelven adversas.

Uno de los secretos de las cámaras es tener el HDR activado por defecto (no entendemos a otras marcas cuya filosofía es la contraria). Este OnePlus 8 nos permite usar los 48 MP directamente o los 12 MP que se nos propone como opción predeterminada usando el 4 x 1 píxeles (pixel binning).

Con ambas hemos podido fotografiar en casi cualquier situación con unas instantáneas a muy buen nivel. Tras estos días os diríamos que la diferencia cromática entre ambos modos es mínima. Con los 12 MP hemos obtenido más matices mientras que con los 48 MP más detalles.

Por cierto, debido a la ausencia del zoom óptico os recomendamos tirar de los 48 MP para realizar un recorte como un truco para obtener un sucedáneo.

El Ultra Gran Angular se comporta bastante bien al no distorsionar las esquinas como pasa con otros modelos e igualmente, con condiciones favorables nos dará muy buenas fotografías. El problema vendrá cuando no sea así porque así como el sensor principal mantenía el tipo, el Ultra Gran Angular no es la mejor cámara para esas situaciones.

En esta ocasión no hemos probado ningún port de la cámara de Google para centrarnos únicamente en lo que nos entrega OnePlus pero indicaros que el modo nocturno sí que nos ha parecido la mejor evolución desde los OnePlus 7T.

Con él se aprecian diferencias usando cualquiera de las cámaras aunque siempre nos entregará mejor calidad la cámara principal. Buena interpretación de las luces y del contraste para presentar más claridad en todas las imágenes pero manteniendo tonos naturales. Hemos visto mucho menos efecto “pastel” que en sus antepasados.

Vamos con los selfies para terminar y es que tanto la cámara trasera como la delantera nos han dado un buen difuminado sobre el papel pero acercándonos a la imagen se ve ese tono artificial como de “pegote” al que nos referíamos antes y para ser más concretos, lo hemos visto más en la cámara delantera que en la trasera. Punto de mejora.

En anteriores versiones usábamos siempre el modo retrato de la cámara de Google y aunque después de estos días tenemos la sensación de que el OnePlus 8 ha mejorado, aún le queda camino.

En cuando al vídeo, sólo podremos activar el modo Super Stable a 30 fps. pero la estabilización en conjunto nos ha parecido bastante buena con la posibilidad de usarla en 4K o a 60 fps.

5) BATERÍA

La principal conclusión que hemos sacado en nuestro día a día es que la duración de la batería no cambia demasiado llevando la tasa de refresco a 60 o a 90 Hz. por lo que vale la pena aprovechar esta última funcionalidad.

Sin embargo, tampoco podemos destacar su consumo frente a otros modelos con los que puede competir el OnePlus 8. Es una buena batería, con una buena pantalla y bien gestionada por el sistema operativo pero de igual duración a la que suelen tener sus competidores.

Eso sí, será difícil que nos la acabemos en un día. En cuanto a la carga, bastan unos 20-25 minutos para llegar al 50% lo cual da margen para estirar hasta un segundo día la autonomía del OnePlus 8.

Recordamos en este punto que la carga inalámbrica se ha reservado para el modelo Pro.

6) SONIDO

No, no tenemos jack de auriculares siguiendo la política no exenta de polémica que inició la firma en el pasado. Podremos usar unos cascos USB Tipo-C (no se incluye el adaptador) o vinculados por bluetooth.

Pero, por otro lado, tenemos dos altavoces potentes que con el Dolby Atmos activado nos proporcionan un buen sonido.

Un buen sonido que distorsiona si subimos el volumen al máximo pero es que muy pocas veces necesitaremos algo así vista la potencia que tienen ambos altavoces, especialmente el inferior.

También tenemos un apartado para adaptar el sonido a nuestros auriculares cuyo resultado nos ha gustado mucho. Sin duda es un muy buen modelo para quienes escuchéis música con auriculares todo el día.

7) DESBLOQUEO

Contamos con desbloqueo dactilar con un sensor bajo la pantalla y con el menos seguro pero igualmente rápido escaneo facial.

Ambos son rápidos aunque con una pequeña observación. El dactilar nos ha fallado alguna vez más de las que nos gustaría, algo que no nos había sucedido en anteriores versiones ni en modelos de la competencia. Hemos vuelto a introducir las huellas, hemos usado varios dedos y que conste, estamos siendo quisquillosos pero no es el mejor sensor de huellas a nivel de reconocimiento que hemos probado.

Eso sí, una vez reconocida la huella el paso al escritorio es instantáneo.

En cuando al facial, es muy rápido y en esta ocasión no le hemos podido poner ningún pero salvo el hecho que, salvo que no hayamos sabido encontrar la opción, no se activa simplemente levantando el teléfono. Hemos de pulsar el botón de encendido para que nos escanee.

En cualquier caso, tanto con uno como con otro seguimos con la sensación de que el OnePlus 8 derrocha velocidad y fluidez por todos sus poros.

PUNTOS POSITIVOS

  • Fluidez: El sistema funciona a la perfección y su sistema operativo sigue siendo posiblemente el que mejor experiencia de usuario brinde.
  • Diseño, porque a pesar de su pantalla curva que no gustará a todos y de sus 180 gramos, se muestra ligero a la vez que robusto en la mano. Es elegante y muy ergonómico.
  • Pantalla: Muy buen brillo en cualquier situación con el añadido de los 90 Hz.
  • Precio: Sabemos que este punto traerá cola pero es que aunque la marca suba sus precios sin parar, muy pocos modelos ofrecen lo que el OnePlus 8 por lo que cuesta.

PUNTOS A MEJORAR

  • Cámaras. De los cuatro sensores sólo hemos visto a muy gran nivel al principal de la trasera aunque quizá pequemos de compararlos con smartphones más caros.
  • Cámaras de nuevo: No le vemos sentido a haber optado por un sensor macro en lugar de por un teleobjetivo. Sin duda alguna, se echa en falta el zoom óptico.
  • Carencias: Posiblemente sean recortes que se traduzcan en el precio final pero por 700 euros no tenemos ni jack de auriculares ni resistencia al agua ni carga inalámbrica.

En resumen, el OnePlus 8 es un móvil muy equilibrado en todos sus apartados con un extra en forma de capa de sistema operativo imbatible a día de hoy. Las cámaras no aportan demasiado respecto de las del año anterior pero tendremos lo último en hardware por un precio no prohibitivo. ¿Qué os parece este OnePlus 8? ¿Creéis que ha perdido la esencia o más allá de eso os quedáis con lo bien que funciona?


¿Compartes?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.